in

Historia de gigante

El caso de la empresa japonesa Uniqlo

Alejandro Legorreta González (*)

“Necesitas ser un loco y un poco excéntrico para ser muy exitoso” —Tadashi Yanai, fundador de Uniqlo.

Fundada en 1984 en Hiroshima, la cadena japonesa de tiendas de ropa y complementos Uniqlo se ha convertido en los últimos años en una de las empresas líderes en el mundo.

Aunque no ha entrado en México todavía, su nombre se ha convertido indudablemente en un top of mind del mercado. Veamos cómo fue posible que se coronara como tal y qué podemos aprender, desde el sector privado de Yucatán, de su modelo.

Para entender la filosofía de la empresa y sus productos, hay que entender primero el contexto en el que creció y maduró: los noventas, una década donde la economía japonesa entró en crisis después de que estallara la burbuja financiera e inmobiliaria en 1991.

Recordemos que esta es una de las mayores burbujas especulativas en la historia de la economía moderna y a los años posteriores se les suele conocer como “la década perdida”.

En este contexto, en un momento difícil para todos los consumidores japoneses, Uniqlo puso en el mercado productos con un concepto idóneo: prendas básicas de bajo costo pero de altísima calidad. Para mantener los costos bajos, y aprovechando la zona geográfica, empezaron a fabricar los productos en China, con los estándares de calidad y tecnología japoneses. Fue un éxito.

Llega a la bolsa

En 1997, Fast Retailing, la compañía controladora de Uniqlo, sale a bolsa, y en la empresa modifican el logo, mejoran la estrategia de marketing y el diseño de los productos; también empiezan a abrir tiendas en las zonas céntricas de las ciudades más importantes de Asia. Asimismo, adoptan como base el modelo de GAP de producir su propia ropa y venderla exclusivamente en sus tiendas.

A principio de los 2000, abrieron aceleradamente tiendas en Europa y Estados Unidos, muchas de las cuales no funcionaron y tuvieron que ajustar la estrategia de crecimiento. Sin embargo, en los años posteriores el crecimiento de la marca fue constante.

Hoy, Uniqlo cuenta con más de dos mil tiendas en 15 países y es una de las principales firmas de ropa en el mundo, en un mercado donde compite con gigantes como H&M, Zara y GAP, y busca en los siguientes años convertirse en la principal tienda de ropa de básicos.

¿Qué es esto de la ropa de básicos? Son piezas sencillas, funcionales y universales, como los rompevientos, las camisas de cuadros y polos, que reflejan los valores japoneses de simplicidad, calidad, técnica y durabilidad.

Es decir, a diferencia de sus competidores, Uniqlo no sigue las tendencias, sino diseña modelos atemporales, los “timeless basics”, como los llamó “The Economist”, y ha apostado por la tecnología textil. Esto ha permitido tanto ampliar su base de posibles consumidores como producir imparablemente sus productos clásicos, no obstante la moda.

Hoy producen el 70% de los productos en China, ha habido algunos señalamientos de explotación laboral durante la producción, aunque ninguno comprobado. Por otro lado, después de décadas al frente, Tadashi Yanai cedió su lugar como CEO a Maki Akaida, una de las primeras directoras generales en Japón.

El éxito ha llevado a Fast Retailing a dar a sus accionistas un retorno de alrededor de 14% anual desde que cotiza en bolsa y a alcanzar una capitalización de mercado de cerca de 65 mil millones de dólares, lo cual equivale, para ponerlo en contexto, a dos veces el tamaño de empresas mexicanas como Femsa. Hoy cotiza a un múltiplo P/U de 42 veces y con un ROE de 18%.

Que no se malentienda. Evidentemente no tengo ningún tipo de acuerdo comercial con Uniqlo, salvo que he comprado sus famosos chalecos y que he estado pendiente de su desarrollo como inversionista. Creo que su ejemplo nos sirve para entender tres puntos importantes para el éxito transnacional: aprovechar las mejores ventajas comparativas locales (en su caso, la geografía o la tecnología japonesa), encontrar modelos a seguir internacionales y probados (como GAP) y tener la ambición para incursionar con algo único e innovador en otros mercados, más allá de Japón.

Querida lectora, querido lector, sigamos atentos de la historia de estos gigantes, de los que tanto podemos aprender.

En menos de 280 caracteres: La tragedia de los incendios de Australia nos recuerda que el calentamiento global deberá ser la prioridad en la agenda internacional en los próximos años. No nos quedemos atrás en el tema. Yucatán será un paraíso sustentable o no será.— Mérida, Yucatán.

a@opciona.mx

@a_legorreta

www.opciona.mx

www.alejandro legorreta.com

Empresario

Síguenos en Google Noticias

Acusado de corrupción un juez clave en el lío de las luminarias

Empiezan los preparativos para el Tianguis Turístico