in

Hoy se conmemora el Día Mundial del Vino Malbec

Foto: Megamedia

José Carlos Palacios Sommelier

Hoy es un momento muy especial para los argentinos y el mundo vinícola: este 17 de abril se celebra el Día Internacional del Malbec, esa uva emblemática de Argentina que está en nuestras mesas desde hace mucho tiempo y es compañera ideal de carnes rojas y aquellos cortes que se dejan comer.

La historia nos remite a un día de enero de 1852, cuando el presidente de la República Argentina, el maestro Domingo Faustino Sarmiento, en uno de sus viajes a Francia conoce al ingeniero agrónomo Michel Aimé Pouget y lo invita a Argentina para que dirija la quinta agronómica de Mendoza con el fin de alentar el desarrollo de la vitivinicultura con la incorporación de nuevas cepas.

El agrónomo Pouget acepta la invitación y arriba el 17 de abril de 1853 a Mendoza. Trae consigo una cepa diferente a las que había en Argentina, la uva se llamaba Malbec y había sido descubierta unos 30 años antes por un tal doctor Malbeck, de nacionalidad húngara.

En honor de su descubridor le dan ese nombre. Es una variedad más dura y con algo de carácter, tiene una base de color intenso que persiste con el tiempo.

Después de empezar las pruebas en territorio argentino, comenzó la uva a crecer y adaptarse a un clima diferente al que había en Francia, en la zona de Cahors. Allí la uva tiene otra textura, es más firme y con algo de astringencia; en cambio, en suelo argentino se transforma en una uva más suave y aterciopelada.

El terroir o tipo de suelo de Mendoza es calizo, lo que le aporta cierta mineralidad y eso hace muchas veces la diferencia junto con la altitud, la humedad y el clima. Es una uva fascinante. Su color es muy intenso, con variaciones de púrpura, algunos son rojos bien intensos con matices azulados casi negros durante los dos primeros años de vida de la variedad; luego se vislumbran narices de color bordo y algunos violetas.

Los aromas son frutales, como ciruela y frambuesa; algunos tienen notas de vainilla y aromas a canela, frutos salvajes, frutos secos, café, chocolate cuero, trufa y uvas pasas. La vainilla aparece cuando tiene un paso por barrica. Hay algo de especias y algunos vinos tienen como aroma principal a flores, como la de Jamaica y violeta.

El Malbec de Luján de Cuyo fue la primera denominación de origen de América. Los vinos de por sí son cálidos y suaves, con taninos dulces y agradables al paladar; sabores bien marcados a mermelada de ciruela, dulce de guinda y uvas pacificadas; en boca tienen un cuerpo medio con acidez equilibrada con una textura única: cuando se añejan en botella aparecen notas de tabaco, pimienta, canela o cuero. Las casas más emblemáticas de Argentina son Zuccardi, Viña Cobos, Bodegas López, Carcassone, Catena Zapata, Achával Ferrer, Pascual Toso, Escorihuela y Salentein.

No hay nada mejor que celebrar el Día Internacional del Malbec con una recomendación de maridaje con un corte marmoleado con algo de grasita y a la parrilla, un Rib Eye o un Porter House. Hoy mismo enciendo el fuego en la parrilla.

Salud y gracias, querida Argentina, porque tenemos un gran Malbec en todo el mundo.

 

Fallece ahogado en una aguada

Cartón de Tony: cenizas, escombro y gárgolas