in

Huellas indelebles

Cosas que pasan

Manuel Antonio Alcocer Hernández (*)

Considerando que éste ha sido un proceso electoral con sucesos inauditos, y lo que falta, que han sido ampliamente comentados por ciudadanos, militantes y simpatizantes de los partidos políticos y que las cosas han salido contrarias a lo que se pensaba, a la lógica y a lo que muchos no creían que sucediera incluyendo a los políticos que se han visto envueltos en los acontecimientos, podemos decir que la huella de los episodios que se han vivido será referente en el futuro, porque quienes en tres y seis años participen con intenciones de aspirar a algún puesto de elección popular podrán utilizar estos elementos para lograr sus intenciones apoyándose en lo de ahora.

Los yucatecos no olvidamos la forma en que Rolando Zapata Bello nos dio la noticia de que Mauricio Sahuí Rivero sería el candidato a gobernador. Y no lo olvidamos porque la sensación que dejó la ya famosa imagen del gobernador alzándole la mano al secretario de Desarrollo Social del gobierno del Estado es que los órganos electorales que pudieron imponer una sanción, por lo que se consideró una falta a los tiempos electorales, no cumplieron su trabajo. Eso nos da libertad para pensar en tantas cosas…

Nadie pensó que eso revestía toda la seriedad de una nota adelantada. Hubo muchas interpretaciones, pero no pasaron de ser rumores que poco a poco se fueron olvidando con cortinas de humo que significaron el trabajo de Desarrollo Social que resultó ser una campaña adelantada utilizando fondos públicos. Lo que sí cambió a partir del lamentable suceso que nos vio la cara a los yucatecos fueron las actitudes de algunos de los otros aspirantes que se dieron cuenta clara de las intenciones del gobernador. Un verdadero plan con maña. Y no se trata de ofender a nadie. Estas son verdades ya vividas que pasan a ser parte del catálogo de actitudes políticas que dan indiscutible resultado. Los sucesos son reales. Nada inventado o recogido de una mente calenturienta.

Los votantes de nuestro estado esperaban otro candidato. Muchos priistas pensaban que Jorge Carlos Ramírez Marín era el indicado para ser candidato a gobernador. Pero los planes de Rolando Zapata eran otros. Me atrevo a escribir que los otros aspirantes no hubieran hecho el coraje de su vida ni tampoco hubieran pensado que era una elección sorpresiva que les ocasionara un mayúsculo disgusto lo de Sahuí. En las páginas de los manuales priistas para ganar elecciones ya figura que a los yucatecos se les puede tomar el pelo cuando creen en la palabra de quien les gobierna.

En el PAN tampoco cantan mal las rancheras. En ese partido no hubo sorpresas. Todo fue perfectamente planeado para que quienes son candidatos lo fueran a como diera lugar. De acuerdo con los medios de comunicación, los candidatos se pusieron de acuerdo para que Joaquín Díaz Mena quedara fuera de cualquier aspiración. Esto causó un desconcierto tal que ese Instituto Político se fuera cayendo a pedazos pese a los esfuerzos en las precampañas. Esto ha afectado de manera importante la posibilidad de triunfo que pudiera lograrse pero no con tanta contundencia porque han prevalecido los intereses particulares por encima de los colectivos. De forma abierta y sin tapujos “Huacho” acusó a Mauricio Vila, Renán Barrera y Raúl Paz de ser autores de mentiras y engaños de acuerdo con el presidente nacional panista.

Ese escándalo resta credibilidad al ideario panista que habla del bien común. Nadie puede negar lo que sucede en el seno del PAN yucateco y creo que la preocupación, aunque trata de ocultarse, es seria. Esa huella puede ser utilizada más adelante como elemento válido para pelear alguna posición importante argumentando que ya es parte de las estrategias del PAN.

Los yucatecos somos testigos de las simulaciones de las dirigencias partidistas para escoger candidatos quitando a unos para favorecer a otros. No en todos los casos, pero sí en muchos. Hay desencanto entre los militantes y simpatizantes de los partidos y los aspirantes para elecciones futuras tienen nuevas armas para conseguir que sus planes tengan éxito. En muchos casos los partidos han dado pasos que dejan huella negativa. En el futuro se verán los resultados, Esperemos.— Tizimín, Yucatán.

manuelantonio1109@hotmail.com

Cronista y exalcalde de Tizimín

 

 

Menores se iban drogando

Putin presume su poder