in

Impacto del cáncer

Finanzas con Kookay

Marisol Cen Caamal (*)

—Tiene cáncer —dos simples palabras que nos cambian la vida de un momento a otro. Para quienes hemos vivido esta situación con algún familiar directo sabrán que es una de las situaciones más difíciles de enfrentar.

El cáncer está catalogado como una enfermedad catastrófica. Los estragos que causa en la salud física y emocional de la persona son devastadores y ni qué decir del impacto en las finanzas familiares. Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) el costo promedio de atención de cáncer en el 2019 fue de $2.672,523 por paciente.

Lamentablemente aun cuando contemos con Seguro Social, sabemos que en algunos casos será insuficiente para vencer esta enfermedad. No por los profesionales de la medicina que allí laboran, que sabemos son verdaderos guerreros que eficientan los recursos con los que cuentan, sino por la insuficiente capacidad hospitalaria de las instituciones y por el desabasto de medicinas, en particular las del cáncer que son exorbitantemente caras.

En general existe la idea de que un seguro de gastos médicos mayores es muy caro, pero pregúntese usted, estimado lector, qué haría si tuviera un familiar directo con cáncer como su cónyuge o un hijo. Seguramente estaría dispuesto a vender incluso sus más preciadas propiedades o endeudarse con tal de darle el mejor tratamiento posible.

En este caso un seguro de gastos médicos mayores no es un lujo, es una necesidad si queremos proteger nuestras finanzas familiares. De nada sirve tener ahorros, si ante una enfermedad catastrófica como ésta se esfumarán y serán insuficientes.

A las familias que no cuentan con Seguridad Social o con un seguro de gastos médicos mayores ¿qué les queda? Vender su patrimonio, endeudarse o solo resignarse. No debería ser así. Por lo que pagamos de impuestos deberíamos de contar con un buen sistema de Seguridad Social, pero lamentablemente parece que vamos de mal en peor.

En México, en 2020, según cifras del INEGI, los tumores malignos ocuparon el cuarto lugar entre las principales causas de muerte por problemas de salud, solo después de enfermedades del corazón, del COVID-19 y la diabetes mellitus.

Octubre es el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, que se ha se convertido en el tipo de cáncer más frecuente en el mundo y que en nuestro país representa la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres. Para luchar contra esta enfermedad la detección y el tratamiento temprano y oportuno son claves para incrementar las posibilidades de curación.

Este mes los edificios y monumentos se iluminan de rosa para recordarnos la importancia de la detección temprana del cáncer de mama. Se promueve la autoexploración y algunas instituciones ofrecen pruebas gratuitas. En el sector privado los laboratorios médicos ofrecen descuentos en pruebas y exámenes de detección del cáncer de mama e incluso del cáncer cervicouterino.

Vale la pena invertir tiempo y unos cientos de pesos en un diagnóstico, que de no hacerse podría representar en el futuro un gasto de cientos de miles o incluso millones de pesos.

En muchos casos el cáncer es una enfermedad silenciosa, pero cuando aparece acallar sus consecuencias es muy difícil. Física y emocionalmente destroza a las familias que lo padecen, contar con el respaldo de un seguro de gastos médicos mayores o de un seguro de cáncer, al menos aligera la carga y evita desastres financieros.

La estadística no miente, estamos muy expuestos. Tomemos cartas en el asunto para prevenir y protegernos.— Mérida, Yucatán.

marisol.cen@kookayfinanzas.com

@kookayfinanzas

Profesora Universidad Anáhuac Mayab, presidenta del Comité Técnico de Responsabilidad Social del IMEF Yucatán

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Comercio minorista se frena

Cartón de Tony: En la sección correspondiente