in

Izamal, la ciudad amarilla yucateca

feminicida de tahdziú

Iniciativa de “El mozo”

Miguel F. Vera Lima (*)

Hacia donde se dirija la mirada, las casonas y edificios del centro histórico de Izamal, pintadas de amarillo y blanco, hacen preguntar a todo visitante que llega acá por vez primera: ¿Y desde cuándo se pinta así la ciudad? Los guías no siempre dan una respuesta apegada a la verdad, habiendo explicaciones diversas: que por la visita del Papa, por las epidemias que hubo en la Colonia, por el color del maíz, inclusive —imagínese— que por el partido del sol azteca.

Las últimas generaciones de izamaleños crecieron con el paisaje alba y ocre. No tienen idea de cómo era la ciudad cuando sus abuelos eran niños.

Quien peina canas recuerda todavía cómo era Izamal a mediados del siglo pasado y ha de recordar al autor de la iniciativa.

El hecho fue que el titular de la administración municipal en el trienio 1959–1961, don Jorge Carlos González Rodríguez, conocido como “El Mozo”, observando que muchas casas y comercios del centro ostentaban propaganda comercial diversa tanto en las fachadas como en las azoteas y que por tal publicidad no pagaban impuestos al Ayuntamiento, sin que mostraran interés por colaborar pagando el impuesto correspondiente en la tesorería municipal, fue que el primer edil tomó la iniciativa de mandar borrar la publicidad, ordenando pintar las fachadas de casas y comercios del primer cuadro de manera uniforme eligiendo para el caso combinaciones de amarillo y blanco. Don Jorge Carlos era alcalde cuando el 24 de junio de 1960 fue inaugurada la escuela primaria federal “Crescencio Carrillo y Ancona” en Izamal, su primer local, predio número 318 de la calle 31, donde ahora funciona la escuela preparatoria “doctor Eduardo Urzáiz Rodríguez”.

Es uno de los exalcaldes decanos de Izamal. Se mantuvo vigente en la política y en el servicio público en los últimos 55 años. Ha sido legislador estatal y federal, presidente del partido tricolor en el sexenio de Carlos Loret de Mola Mediz, delegado del Issste en Yucatán (1979), representante de su partido en otras entidades y servidor en diversas dependencias del gobierno.

De palabra ágil, pronto para ganar amigos, se entusiasma cuando habla del Izamal de hace medio siglo, de la propaganda que impedía admirar el valor patrimonial de Izamal, de cómo fueron desapareciendo las múltiples capas de verdín en las paredes de las centenarias casonas del Izamal querido.

Y las primeras medidas dictadas por “El mozo”, asimiladas por la siguiente generación, fueron plasmadas en un proyecto de ley presentado a la autoridad municipal en 1994, quien las dejó reposar en el escritorio, siendo hasta el inicio del actual milenio que los regidores del blanquiazul presentaron formalmente al Cabildo un borrador de Reglamento, mejor elaborado, aprobándose por el mismo Cabildo y publicándose en el “Diario Oficial” en enero de 2003, convirtiéndose entonces en ley la pintura de casas y edificios del primer cuadro de la ciudad en tonos y combinaciones de amarillo y blanco que le dan a Izamal ese toque inconfundible de originalidad y personalidad única en Yucatán.

Conviene mencionar que las fuerzas vivas de la ciudad y el Ayuntamiento encabezado por el profesor Mario A. Ávila Ruiz otorgaron a don Jorge Carlos González Rodríguez el 17 de septiembre de 1974 un pergamino declarándolo Hijo Distinguido de Izamal.

Hace varios años la Asociación “Amigos de Izamal, Siglo XXI” le entregó un reconocimiento.

Algunos recuerdos y anécdotas relacionadas con la actuación de don Jorge Carlos cuando fue alcalde de Izamal fueron compartidos a numerosa asistencia en el palacio municipal de Izamal el pasado 4 de diciembre, sobretodo los relacionados con la iniciativa de mandar pintar las fachadas de la ciudad en amarillo y blanco.

Cronista de Izamal

 

Texto ventana

Síguenos en Google Noticias

"Esta decisión es más difícil de ganar que el oro": medallista olímpica huye de Irán

Cartón de Tony: Open House