in

Jesús Retana Vivanco: 2020

El estanque de los cocodrilos: Historias cortas donde el estanque es la vida y los cocodrilos los protagonistas

2020 La furia desatada. El año que todos quieren que termine y se vaya por donde vino.

¿Por qué digo que es una furia desatada?, no hace falta especular, fue igual que una guerra, donde los decesos se contaban por millones y se luchaba por sobrevivir a las balas.

Economías hechas pedazos, producto de los propios intereses de guerra. La locura y fanatismo de sus precursores invadieron las débiles defensas que sucumbieron ante la metralla de los protagonistas.

El 2020 ha sido como una guerra, donde el enemigo  solo es visible a la lente del microscopio, ahí está su masa indefinida, una pelota con bolitas que ocasiona una muerte por demás dolorosa, como la esquirla de una granada de fragmentación que, al estallar, nos clava el metal en el pulmón dejándonos sin respirar, sin podernos defender, sin ningún aliento que desactive el caos que se forma en nuestro cuerpo.

Los paramédicos auxiliaban con morfina para calmar los dolores por la pérdida de una pierna o de un brazo. Ahora, solo el silencio del corazón nos avisa el fin. El antídoto aún no llega.

Para unos, Santa Claus solo trajo lágrimas a los que perdieron a un familiar, a un amigo, a un vecino. Se siente el temor de que una cena de fin de año se pueda convertir en la última cena.

El árbol ya no brilla como antes, el tímido abrazo nos hará recordar el desatino tan grande con el que se manejó esta pandemia.

2020 es para muchos el despojo de empleo, economía en picada, clases por internet que marcarán un parteaguas entre lo que no se entendió y lo que quedó pendiente por aprender. Estudiantes que sin duda pasarán el año escolar gracias a la virtual presencia frente a la computadora, donde la pantalla fue el único testigo del pestañeo para los que se desvelaron viendo tele.

2020 será recordado por habernos quitado un sin fin de alegrías y entretenimientos que controlaban el carácter cotidiano del día a día.

2020 nos trastornó con un encierro privándonos de la libertad de ser nosotros mismos. Los psicólogos atienden a gente contrariada, incapaz de haber domado el encierro.

2020, un año en el que la mayoría subió de peso por inactividad y apoltronamiento frente al televisor.

2020 le dio a la clase política un gran pretexto para justificar las faltas que aquejan a la población; sin embargo, también nos hizo reflexionar en lo que queremos para este México que ha aguantado de todo.

2020 sirvió como una plataforma para visualizar un antes y un después, sirvió para emprender algo nuevo, para reinventarse, para saber evaluar lo que tenemos y luchar por lo que perdimos, para hacernos fuertes ante la adversidad.

2020 será el NO año, el que nos sacó del juego y nos enfrentó a luchar por nuestra supervivencia.

2020 será recordado por la humanidad como el peor año de la historia, y… 2021 (¿?).— Mérida, Yucatán.  Twitter: @ydesdelabarrera

Te podría interesar: Transeúnte (texto de Jesús Retana Vivanco)

Schirp Delicatessen ofrece platillos únicos para la cena de fin de año

Proponen ajustes en las notarías