in

Jesús Retana Vivanco: El Grito de Independencia y la mentira que te eché

Jesús Retana Vivanco
El estanque de los cocodrilos: Historias cortas donde el estanque es la vida y los cocodrilos los protagonistas

El Grito de Independencia y la mentira que te eché. Decía Tirzo Canales en sus magistrales clases de historia de México en mis años de bachiller.

Habíamos terminado el examen trimestral de la asignatura pero aún faltaba el examen oral que por lo regular seleccionaba al azar solo a diez compañeros, lo que serviría para aumentar un punto al promedio general, si es que le gustaba la “pieza oratoria” del relato histórico que se le antojaba poner.

Ese día no sé si tomó demasiado café o se fumó algo. Nos sorprendió diciéndonos que tomaría los exámenes escritos y los aventaría al escritorio subido en su silla, los que quedaran en el escritorio harían el examen oral con el chance de ganar un punto, más no así los que cayeran al suelo. Traigo a colación esta anécdota para evidenciar el peculiar estilo del profesor Canales (No confundir con el poeta).

Podría considerarlo como un desmitificador de la historia de México, sus estudiosos comentarios en las postrimerías de los sesenta fueron considerados como un precedente para entender lo que sucedió,  ya que los textos que nos narraban los libros de consulta para estudiar la materia en preparatoria, contaban otra historia para hacerle el juego a la inclinación política educativa del gobierno, en un afán absurdo de llenar de héroes los pasajes históricos.

Cátedras fuera de la escuela

Algunos años después de haber terminado la prepa, me enteré que Tirzo, como le decíamos, daba una plática semanal en su casa. Asistí durante algunos meses, hasta que por su deteriorada salud dejó de deleitarnos con sus ironías sobre el movimiento independentista y “La vida y milagros de don Benito Juárez”, a cada tema que abordaba le ponía un título. Así fue como mi primer día de asistencia a la plática, da comienzo con…“El Grito de Independencia y la mentira que te eché”. Me moría de risa para mis adentros. Conociéndolo, sabía que iba a ser una increíble tarde, aderezada con ese humor negro que le caracterizaba.

No todos los temas recaían en su crítica y corrección histórica, destacaba los logros, conquistas y aciertos de los personajes y circunstancias que consideraba habían contribuido a la formación de la historia de este país.

El cura Hidalgo

El tema de Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga. Muy largo nombre para un héroe de la patria decía Tirzo. Vamos a llamarle el cura Hidalgo, quien no fue el padre de la patria, y dejó mucho que desear para considerarlo del todo un héroe –dijo.

Hidalgo inició la revuelta para lograr la autonomía de la Nueva España de la corona española,  mas no la independencia, una posición muy peculiar de Hidalgo, para salvaguardar sus intereses particulares, proteger sus bienes y conservar el poder que le dio la iglesia y el rey Fernando VII.

Sin ninguna estrategia o logística de guerra arrastró a la turba que lo siguió durante unos meses con su estandarte de la virgen de Guadalupe arrancado del santuario de Atotonilco. Fue repudiado por sus compatriotas Allende y Aldama,  ya que permitió saqueos, violaciones, asesinatos, torturas y la muerte con saña de los acaudalados españoles (gachupines). El considerado padre de la patria para algunos fue José María Morelos y Pavón.

Hidalgo nació el 8 de mayo de 1753 en la hacienda de San Diego Corralejo, en Pénjamo Guanajuato, localidad donde ahora se elabora el tequila Corralejo.

El cura proveniente de una familia criolla acaudalada vivió en opulencia, procreo por lo menos a 5 hijos con su amante. Disfrutaba del buen vino, el baile, el placer de un habano, fanático de los toros y el teatro. Murió a los 58 años  fusilado y después decapitado.

Tirzo prosigue con su relato y apunta: La imagen del cura de pelo cano con aire europeo es una invención, no se conoce mucho de su verdadera imagen. Dicen que Maximiliano quiso honrar su memoria promoviéndolo con la imagen de un cura recién llegado de Bélgica. Tampoco crean las mentiras de lo que dicen los textos sobre el Grito de Independencia el 16 de septiembre de 1810.

Esta polémica aseveración de mi exprofesor vino narrada con mucho detalle y  por cuestión de espacio solo me referiré a lo mas representativo. Tañeron las campanas de la parroquia de Dolores arengando al  pueblo a luchar por su libertad.

¿Cuál es la verdadera versión del Grito?

Existen varias versiones de lo que fue el Grito de dolores; éstas son algunas: Según el obispo Manuel Abad y Queipó: ¡Viva nuestra madre santísima de Guadalupe! ¡Viva Fernando VII! y ¡Muera el mal gobierno!. Según Fray Diego Bringas: ¡Viva la América! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la religión! y ¡Mueran los gachupines!. La versión más probable según los historiadores fue: ¡Viva la religión! ¡Viva la virgen de Guadalupe! ¡Muera el mal gobierno! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva América! ¡Mueran los gachupines!

Para contrastar el tema, aquí les dejo el Grito que el Poncio Pilatos de Palacio Nacional, nos recetó el año pasado:

Mexicanas, Mexicanos, ¡Viva la Independencia! ¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla! ¡Viva José María Morelos y Pavón! ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez! ¡Viva Ignacio Allende! ¡Viva Leona Vicario! ¡Vivan las madres y los padres de nuestra patria! ¡Vivan los héroes anónimos! ¡Viva el heroico pueblo de México! ¡Vivan las comunidades indígenas! ¡Viva la libertad! ¡Viva la justicia! ¡Viva la democracia! ¡Viva nuestra soberanía! ¡Viva la fraternidad universal! ¡Viva la Paz! ¡Viva la grandeza cultural de México! ¡ Viva México, Viva México, Viva México!  ¡Uuufff! …yo lo compongo y digo: ¡Viva México! y la mentira que te eché.— Mérida, Yucatán Twitter@ydesdelabarrera


Otros textos del autor

Leones vs Toros, quinto juego en Mérida, Yucatán

Serie del Rey: Triste noche para los Leones de Yucatán en el Kukulcán

Estadio Sostenible de Yucatán

El Sondeo Megamedia: ¿Te han consultado las autoridades sobre la construcción y ubicación de instalaciones deportivas?