in

Jesús Retana Vivanco: Escuadrón 201

El estanque de los cocodrilos: Historias cortas donde el estanque es la vida y los cocodrilos los protagonistas

A mi padre, el “Capi” (QEPD)

ESCUADRÓN 201.  Era el 24 de julio de 1944 en la estación de trenes de Buenavista. Las lágrimas rodaban de los ojos de mi madre, la tristeza se topaba en las caras de mis hermanos al ver a mi padre subirse sonriente al tren con un costal verde a cuestas que lo llevaría a la base militar de Randolph Field en Texas y de ahí rumbo a la base militar de Pocatello en Idaho.

Cómo olvidar su foto al subir al tren cargando el costal, satisfecho, orgulloso de pertenecer a esa unidad de la Fuerza Aérea Mexicana, que se convirtió en el Escuadrón 201

Una selección de los mejores especialistas en aeronáutica. La lista, compuesta de 291 integrantes, 30 pilotos y 261 elementos altamente calificados en las distintas especialidades; Armeros, peritos en radar y radio, personal de mantenimiento especializado en aviones P47

Después de 9 meses de adiestramiento en jornadas de hasta 10 horas, zarpan en un buque de guerra del puerto de San Francisco rumbo a Manila, Filipinas en  marzo de 1945.

 En conjunto con las fuerzas de tierra de los EE.UU lograron liberar Luzón, la isla más grande de la Filipinas  que se encontraba en poder de los japoneses.

La participación de mi padre con el cargo de Sargento primero, fue doblemente peligrosa, su especialidad de mecánico piloto aviador le demandaba reparar los motores y hélices de los P47 y volarlos para verificar su buen estado, haciendo maniobras similares a las que realizaban los pilotos en combate.

El Escuadrón 201 participó en 59 operaciones de bombardeo y artilleo de bases japonesas  tanto en Filipinas como en Formosa (Taiwán), donde murieron 5 pilotos.

La Segunda Guerra Mundial terminó el 2 de Septiembre de 1945 justo unos días antes de que trasladaran al Escuadrón 201 para reforzar el ataque a Okinawa, donde se libraba una de las batallas más cruentas con el ejército del sol naciente.

Aclaro que yo no había nacido para esas fechas,  pero años más tarde, pasé incontables días viendo las fotos que guardaba mi papá en una caja junto con todas las medallas de reconocimiento que le otorgaron por su intervención en el conflicto bélico.

Inolvidable la foto de mi padre recibiendo la medalla “Servicio en el lejano Oriente” de manos del Secretario de la Defensa Nacional, General Francisco L. Urquizo, teniendo como testigo al presidente de la República Manuel Ávila Camacho.

Tal vez las nuevas generaciones nunca escucharon de la existencia del Escuadrón 201 convertido en la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana. A pesar de que su participación en el conflicto bélico fue corta, la importancia que tuvo para la nación fue tremendamente significativa en aquellos años, siendo catalogados como héroes de guerra; pero más allá de eso…

…¿Por qué México participó en la Segunda Guerra Mundial?

México siempre se manifestó como un país neutral, hasta que fueron hundidos los buques petroleros Potrero del Llano y el Faja de Oro en el Golfo de México por submarinos alemanes, y bajo la presión de Estados Unidos, el país se vio en la necesidad de defender su territorio.

Bueno, es la versión oficial. La especulación da paso a que EE.UU los hundió porque México se consideraba estratégico para las intenciones de los países antagonistas llamados países del Eje (Alemania, Italia y Japón, a los que se adhirieron Rumania, Hungría y Bulgaria).

–Increíble que un submarino alemán navegara en el Golfo de México  ¿No creé?

El orgullo de mi padre de pertenecer a un ejército que sirvió a su patria, ahora se ve con opacidad por las encomiendas otorgadas a los soldados.

“Los soldados deben estar en los cuarteles, listos para defender la Patria”. Lo dijo mil veces”.— Mérida, Yucatán    Twitter@ydesdelabarrera


Otros textos del autor:

Canacintra: No van funcionando recetas del pasado

El deporte es un medio para dar poder a las niñas