in

Jesús Retana Vivanco: Miedo

El Estanque de los Cocodrilos: Historias cortas donde el estanque es la vida y los cocodrilos los protagonistas

Miedo. Enfrentarse a los demonios del miedo activa la psicosis del parámetro que oscila entre la luz y la obscuridad. El miedo no es nada más lo que se manifiesta cuando estamos frente a lo desconocido.

Cuando niño, en las noches me tapaba con la sábana que servía de un poderoso escudo en defensa  de mis fantasmas imaginarios.

El miedo a los sucesos negativos en nuestra vida dispara las alarmas del hipotálamo, transmisor de impulsos nerviosos dirigidos a todo el cuerpo inundándolo de adrenalina, comúnmente llamada hormona del estrés, la que acelera de súbito nuestro ritmo cardíaco.

¿Por qué tenemos miedo?

Pero, ¿a qué  le tenemos miedo? A muchas cosas que nuestra mente oculta o nos engaña para no sentirnos inmunes, obligándonos a enfrentarlo o, como dicen, envalentonarnos a eso que nos provoca sudoración, palpitaciones y a veces hasta el desmayo.

El miedo es un factor inherente a nuestra vida cotidiana. Miedo a ser asaltados, miedo a perder el empleo, miedo a una enfermedad terminal, miedo al Covid, miedo al acecho de un animal, miedo a perder la memoria, miedo, miedo, siempre presente.

Cuando el miedo se convierte en pánico es el momento en el que las neuronas comienzan a procesar erróneamente los impulsos. Sobreviene una reacción de defensa automática que induce a cometer un acto irracional e irreversible, resultado del torrente sanguíneo cargado de hormonas convulsionadas que pretenden evitarlo.

El domador en los circos de antaño se enfrentaba a leones sin instinto racional, dominaba el miedo con un látigo, sin embargo fuimos testigos de terribles accidentes cuando el león solo obedecía precisamente a su instinto animal.

En el cine y la literatura

Hay películas que tratan de cautivar al espectador a través del miedo; a veces lo logran y las recordamos durante algún tiempo.

Te levantas en la madrugada, somnoliento confundes las sombras de la obscuridad con algún intruso; el insomnio ya se hizo presente por el resto de la noche.

Cuando leí “Carrie”, de Stephen King, entendí que el miedo en la literatura y en la novela estriba en las descripciones de cada párrafo. Él es un experto para manejar la técnica.

Edgar Allan Poe, pionero del relato y cuento de terror solía decir: “Durante la hora de lectura, el alma del lector esta sometida a la voluntad del escritor”.

Esta frase me ha llamado mucho la atención por la tremenda carga emocional y el significado que representa una narrativa detallada con inquietantes descripciones que transportan al lector a una dimensión pletórica de estímulos y vivencias como en tercera dimensión, donde el miedo recorre todos los pasajes virtuales y se nos incrusta en la mente.

Armas contra el miedo

El miedo es tan solo un síntoma de los muchos que se nos presentan en la vida, con el que siempre vamos a lidiar. El aplomo y la entereza para afrontarlo se convertirán en las mejores armas.

El 2020 ha marcado un parteaguas que activó un disparador inimaginable en la vida de la humanidad, sumergiéndonos en una obscuridad similar a la que le temía cuando era niño, con la diferencia de que a este fantasma no se le puede ahuyentar tapándonos con la sabana.

El pánico se manifiesta de inmediato al pensar que un suspiro bastará para sucumbir. Así, ya nunca más volveremos a tener miedo.— Mérida, Yucatán.  Twitter@ydesdelabarrera


Otros textos del autor:

Tener ''aspecto foráneo'', motivo para ser revisado, en Valladolid

Visitan a vecinos de La Plancha: o desalojan o vivirán con restricciones