in

Jesús Retana Vivanco: Nostalgia del 19

Jesús Retana Vivanco
El estanque de los cocodrilos: Historias cortas donde el estanque es la vida y los cocodrilos los protagonistas

Nostalgia del 19, y no precisamente del Covid, me refiero al año en que éramos felices.

Los jóvenes de 2019 no necesitaban un psicólogo para descifrar cual era la causa de sus angustias o malestares frente a la vida, frente a su familia o frente a ellos mismos. El hastío los volvió rebeldes, se enfrentan ahora a un método que no conocían, que sale fuera de cualquier contexto.

La salida a los antros con los amigos, era algo común, tan común como pedirle el coche al papá para llevar a la novia a tomar un café, sin imaginarse el monstruo que se dejaría venir.

Adolescentes por todos lados dándole cuerda a la imaginación, concentrados en los problemas  de la escuela, en la carrera que elegirían, en lo que pasaba frente a ellos, en una vida repleta de ilusiones y oportunidades que se fue frustrando a partir de ese febrero del 20.

La pandemia les robó en un suspiro los mejores meses y puede ser que ese robo se convierta en años. Lo que construyeron sus padres con esfuerzo para darles un futuro promisorio, se convirtió en una quimera.

Vieron cómo se perdían los empleos de sus seres queridos, la estabilidad familiar se resquebrajaba, los apoyos no llegaban, las dádivas del gobierno solo servían para comprar votos y no alcanzaban para una modesta despensa, todo se encareció.

Ya soportamos el confinamiento, encerrados en el interior de nuestras murallas, dispuestos a pelear por lo que se nos fue y tal vez no volverá, a pesar del poema de Becquer: “Volverán las obscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán.”

Me temo que esta vez ese fragmento del poema no nos dará aliento para regresar a lo que hemos perdido.

Sin embargo, hay jóvenes que bajo el estigma de la irresponsabilidad se reúnen en fiestas, como si el gozo se les fuera a terminar para siempre. Los llamados adultos mayores, tenemos que seguir confinados a permanecer dentro de nuestros muros.  

Pero, qué pasa con esos jóvenes desesperados que ya no resisten más y quieren regresar al 19… simplemente multiplicarán los contagios por considerarse asintomáticos en su mayoría.

Juventud marcada

El gobierno  japonés ha reportado al menos hasta noviembre del 20 un aumento exponencial del 30% en los suicidios de jóvenes que ven cómo se les escapa el futuro. Podemos enumerar varios países más que están sufriendo esta lacra, producto de la pandemia.

Sí, la vacuna salvará  muchas vidas, pero quién resarcirá el daño a nuestros jóvenes, los que en una desesperanza buscan el suicidio como un escape a este monstruo.

Jóvenes acorralados y al mismo tiempo culpables, impotentes de no haber detenido el correr del tiempo. Su vida se transformó en un galimatías, apartados de abuelos, amigos y familiares.

Seguiremos en el aislamiento; con nostalgia recordaremos aquellos viernes de cine con las nietas, bolsas de palomitas, y los ojos bien abiertos para no perder detalle de cuanto sucedía en la pantalla. Tardes de reuniones familiares en la mesa del comedor, de las que solo quedan las sillas vacías y el fugaz encuentro con alguno de esos juegos de mesa.

Este encierro de jóvenes y viejos que añoran los años felices, me hace recordar con nostalgia la celebre frase de Salvador Díaz Mirón.

El ave canta, aunque la rama cruja, porque conoce lo que son sus alas”.—  Mérida, Yucatán    Twitter@ydesdelabarrera


Otros textos del autor:

Alpha Tavera Escalante solicitó a Morena ser inscrita como candidata a una diputación federal

Alpha Tavera Escalante contenderá por una diputación federal