in

José Santiago Healy: Lo que nos faltaba

Actitudes

José Santiago Healy (*)

Cuando todo indicaba que las aguas volvían a su cauce, esta semana se vivieron sucesos complicados y sorpresivos que pusieron de nueva cuenta al país en jaque.

El mal tiempo en el norte del país provocó un megaapagón de energía eléctrica que se complicó por la escasez de gas natural y la falta de mantenimiento en las plantas de la Comisión Federal de Electricidad.

Fue la tormenta perfecta que vino a enmarañarse por las nevadas y la crisis energética que vive el estado de Texas y que condujo al gobierno vecino a suspender el suministro de gas natural a México del cuál dependemos en un alto porcentaje.

La CFE se vio obligada a realizar apagones en 29 estados del país en perjuicio de los sectores productivos y de la población mexicana. Hasta el miércoles se hablaba de daños económicos superiores a los 54 mil millones de pesos.

Como suele suceder con el actual gobierno federal, López Obrador y sus huestes culparon de las fallas en el suministro de energía a los pasados gobiernos, pero hasta el momento no existe un plan concreto para regularizar el servicio eléctrico y menos todavía para reestructurar la anquilosada Comisión Federal de Electricidad.

Su director general, Manuel Bartlett Díaz, político de 84 años de edad con una larga y controvertida carrera pública, no ha aparecido en escena en las últimas horas a pesar de la severa crisis energética que afecta a prácticamente toda la nación.

Este miércoles el gobernador de Texas, Gregg Abbott, ordenó a las empresas privadas la suspensión de exportación de gas natural tanto a otras entidades de la Unión Americana como al extranjero lo que pone a México en una situación adversa.

La orden podría ser levantada en unos días más una vez que se regularice el suministro de gas y se restablezca la energía eléctrica en suelo texano. Pero si el mal tiempo persiste, las restricciones podrían extenderse durante más tiempo.

México importa cerca del 70 por ciento del gas natural de los Estados Unidos, una dependencia que ha ido en vigoroso incremento ante la ausencia de planes de explotación del energético.

En 2019 el monto de las importaciones de gas ascendió a los 6,125 millones de dólares, cuando en el 2015 las compras del producto apenas llegaron a los 2,960 millones de dólares.

El presidente López Obrador respondió a esta crisis con acusaciones contra los gobiernos neoliberales quienes supuestamente preferían comprar gas que producirlo para llevarse a la bolsa jugosas comisiones.

No tomó en cuenta, sin embargo, que la tendencia al alza en las importaciones se mantuvo en los dos años de gobierno del actual régimen.

Los megaapagones se han presentado de manera regional desde 2019, pero no se había vivido uno con la características del ocurrido en el norte del país al inicio de la semana y que obligó a la CFE a extenderlo a otras entidades para intentar regularizar el servicio.

El riesgo de caer en una crisis de energía eléctrica similar a la de Venezuela es grande, en primer lugar porque se han paralizado las inversiones del sector privado en este sector y por el manejo deficiente por parte del actual gobierno.

El presidente López Obrador designó al frente de la CFE a un político sin experiencia ni conocimientos en un sector tan especializado y complejo como es el eléctrico.

Es muy probable, pues, que sigamos padeciendo en estos años más apagones periódicos, tal como sucede en Venezuela, entre otros países subdesarrollados.

Noticias, noticias…

Será cuestión de horas para que el presidente Joe Biden presente al Congreso su propuesta de reforma migratoria que seguramente levantará grandes debates entre los legisladores e iniciará un sinuoso camino rumbo a su nada fácil aprobación.

Por cierto, Biden instruyó a los funcionarios de su gobierno a utilizar la palabra “noncitizen” para referirse a los inmigrantes sin documentos, en lugar del despectivo término “illegal alien” que se ha usado durante años en el vecino país… Sin duda una buena decisión del nuevo mandatario…

Inusitada defensa de AMLO en favor del aspirante a la gubernatura de Guerrero por Morena, Félix Salgado Macedonio. En vez de solicitar una investigación expedita para aclarar las acusaciones de violación contra mujeres, López Obrador dice que todo es politiquería y parte de una campaña mediática en contra del guerrerense. Algo parecido decían los priistas del exgobernador Mario Marín y vean donde terminó.— Hermosillo, Sonora.

jhealy1957@gmail.com

Periodista

Lluvia nocturna en Mérida, anticipo al frente frío más fuerte del año (vídeos)

Se modificarían tarifas en la vía de cuota a Cancún por el el Tren Maya