in

La investigación científica en México

Editorial

Una reflexión necesaria

Carlos Enrique Pacheco Coello (*)

En este artículo quiero reflexionar sobre la investigación científica en México y comparar lo que se ha hecho en otros países para crear ciencia.

También se presentan algunas sugerencias para acceder a los recursos públicos, a fin de que se destinen a la investigación en los centros de educación pública, ya que en las universidades privadas son otorgados por empresarios, como es el caso de Monterrey, Ciudad de México, Guadalajara y otras con un nivel de desarrollo alto.

Creo que lo único que puede sacar a un país de la crisis de la pandemia es la ciencia con un enfoque único. En palabras sencillas: unir la cualidad y la cuantificación en una sola.

Esta crisis tiene dos aspectos: la propagación del virus y, como consecuencia, el deterioro económico.

Me parece que una de las causas más severas de la falta de ciencia en México es lo poco que el gobierno invierte para crearla. Faltan aportaciones de los centros de investigación para resolver estos problemas cruciales, que recaen en las universidades públicas; muchos de sus productos no aportan.

Da escalofríos cómo en un año hacen múltiples investigaciones y la verdad es que una sola no creo que se haga en un año; me parece que se debe acabar con el famoso “ponme tu y yo te pongo”.

En estos tiempos se deben aportar recursos a doctores de verdad, no a los que estudian en un año y medio un doctorado y sin investigación. La prioridad deben ser los investigadores en ciencias de la salud y también en las ciencias sociales, por el deterioro en la salud mental.

Una solución para incentivar el trabajo de los investigadores es que en automático se les incorpore al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), siempre y cuando aporten y concluyan la investigación.

El sistema educativo necesita reinventarse. Hay que desechar modelos que ya en otros países no funcionan, como prueba se tiene un indicador internacional como la PISA, en la que nuestro país y otros latinoamericanos están reprobados, aunque se le critica no medir otros conocimientos básicos como es la ciencia.

Otro factor es la tecnología, que en verdad que es un apoyo. Pero el gobierno no toma en cuenta que hay comunidades pobres en donde no llega la energía eléctrica, sus escuelas carecen de infraestructura. Un ejemplo es la sierra de Durango, donde las maestras no pueden acudir por el miedo a ser agredidas y violadas.

En el problema del Covid en México solo se está midiendo por modelos estadísticos de números de contagios, recuperados, sospechosos, etc. El gobierno debe aportar más para crear ciencia; no es posible que tengamos que comprar a otros países una vacuna para erradicar este mal que destruye empresas y deja sin trabajo a los ciudadanos.

Esto es un trabajo de empresas, universidades y ciudadanos conscientes de que son parte de la solución. Basta de fingir y de la política tóxica de quienes son depositarios del poder que les dio el pueblo para trabajar por su casa, que en nuestro caso es México.— Mérida, Yucatán.

pcoello@correo.uady.mx

Doctor en análisis estratégico y desarrollo sustentable por la Anáhuac Campus Mayab.

 

Ventana para cita

Imposible que el PIB crezca 4.6%, asegura el PRI

El Ayuntamiento hace precisiones sobre dos salarios