in

La moral nos brinda un camino para tomar decisiones

 

Antonio Alonzo Ruiz (*)

“Tomar decisiones —comenta Prudencia— es uno de los talentos más importantes que posees. Es de aquellas acciones que pueden dejarte un dulce o un amargo sabor de boca. De hecho, tendrías que reconocer que tu vida es resultado de tus decisiones, a menos que seas de aquellas personas que responsabilizan a la suerte o a los demás —inclusive a Dios— de sus malas decisiones.

“En fin, tomando decisiones, querido amigo, es como puedes construir o destruir tu propio destino”.

Tres saetas

Aún hablaba Prudencia, cuando advertí que se acercaban a nosotros tres saetas que fulguraban tan brillantes colores que encandilaron mi vista.

“¿Qué son estas intensas luces?”, pregunté.

“Son otras tres virtudes que pueden ayudarte a tomar buenas decisiones. Sus nombres son Justicia, Fortaleza y Templanza. De hecho toda la luz que yo pueda darte para tomar alguna decisión es insuficiente sin la ayuda de ellas tres”.

Y continúa: “Templanza, te ayuda a manejar y a contener tus emociones para que tengas la claridad y serenidad necesarias al momento de decidir.

“Con la ayuda de Justicia, eres capaz de conocer y elegir el mejor bien posible, no sólo para ti, sino para todos los que te rodean. Una vez tomada tu decisión, Fortaleza te da la firmeza y la constancia necesarias para poner en práctica el bien que elegiste”.

“Es así como nuestra gran líder, la Moral, puede ayudarte a tomar mejores decisiones”, explica Prudencia al terminar de dar su sabio consejo.

 

Moody’s dice que cancelar una obra sería “mala señal”

Cada quien en su sitio