in

La Paz, fruto de la Virtud

“El fruto más preciado de la Virtud

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

¿Cómo te llamas?, pregunté a mi nueva guía.

Qué bueno mi avisado aprendiz, que preguntas mi nombre.

Antes de responderte, si me lo permites, quisiera hacerte una pregunta, me dijo.

¡Claro!, contesté confiado.

¿Qué significa para ti vivir en paz?, preguntó.

¿Vivir en paz? Repetí, como haciendo tiempo para pensar mi respuesta.

Vivir en paz es vivir tranquilo, sin preocupaciones. Es la ausencia de todo tipo de conflictos, respondí con seguridad esperando su aprobación.

Pablo de Tarso, explicó mi nueva guía, enseña que el pensamiento humano está herido y conduce a enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, desacuerdos, odios.

Tal vez por eso, en la historia de la humanidad, han existido solo momentos y lugares aislados con ausencia de conflictos, pero también, tal vez por eso, el mundo y sus habitantes nunca ha conocido la verdadera Paz.

La Paz verdadera, mi avisado aprendiz, no es la simple ausencia de todo tipo de conflictos, es la presencia —estable y serena— de algo que puede no solo resolver el conflicto, sino promover la concordia y la alianza duraderas.

Y ese algo, mi avisado aprendiz, es la Virtud.

Sé virtuoso y tu pensamiento estará en Paz.

La Virtud pacifica tu pensamiento.

El fruto más preciado de la Virtud, mi avisado aprendiz, es la Paz interior.

Y recuerda que ni la muerte tan temida, ni la vida tan injusta, ni tus temores de hoy, ni tus preocupaciones de mañana podrán separarte de ella.

Psicólogo clínico, UVHM. Manejo de Emociones y Envejecimiento. WhatsApp: 9993-46-62-06. @delosabuelos Antonio Alonzo

 

Los Leones evitan la barrida ante los Tigres en Cancún

Cartón de Tony: Ese esquema habla