in

La regionalización de la economía

feminicida de tahdziú

La propuesta de los clusters

José Elías Abdala (*)

Una de las claves para la reducción de la desigualdad, el impulso de las regiones rezagadas, el crecimiento económico y el empleo se debe buscar a través de la regionalización funcional de México por medio de clusters de especialización.

La globalización y las divisiones político-administrativas han provocado consecuencias sobre los territorios, sus administraciones y enfoques. Por tanto, es de suma relevancia un enfoque a las regiones como espacios de desarrollo y crecimiento, ya que la ubicación tiene un impacto en su actividad económica que vincula directamente con el bienestar de su sociedad y su progreso.

Ventajas

Difusión y progreso tecnológico, mano de obra especializada, disminución de costos, entre otros, son algunos de los resultados de tener procesos de producción cercanos. A éstos se les puede atribuir como spillovers, al ser externalidades que generan beneficios extraordinarios y son posibles debido a que no hay competencia perfecta; de lo contrario, no tendría caso innovar ni obtener resultados a raíz de esas ventajas.

Los clusters son concentraciones sectoriales y geográficas de empresas e instituciones interconectadas que compiten pero también cooperan entre sí en la producción y venta de productos relacionados o complementarios.

Los clusters pueden afectar de manera positiva la productividad y la innovación de sus participantes a través de: acceso a insumos, trabajadores especializados, a instituciones y bienes públicos, generando un impacto positivo de crecimiento económico y desarrollo regional para las sociedades involucradas.

Analizando la evolución de las economías de aglomeraciones y los clusters regionales en México, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994 representa un caso de mucho interés a partir de la apertura comercial, el cual permitió una relocalización de diversas industrias y factores de producción, lo que produjo concentraciones económicas y demográficas del país.

Este tratado incrementó el peso relativo de las manufacturas en el comercio exterior e impactó la localización de la actividad manufacturera, lo que originó la conformación de aglomeraciones de actividad integrada por municipios especializados y de alto valor agregado, los cuales tendían a estar circundados por otros municipios con esas características.

Durante ese periodo se observó una mayor concentración de la producción de manufacturas en el norte del país, y en menor medida en las regiones centrales en relación con el resto del país.

Es de notar una amplia desigualdad de salarios, calidad de vida, bienestar, crecimiento económico, oportunidades y niveles de productividad de los estados del norte de México comparados con los del sur y sureste, principalmente por el TLCAN y los efectos de aglomeración y clusters económicos que éste generó, principalmente por su cercanía a EE.UU. y su facilidad de transporte y conectividad al exportar las manufacturas.

Para llevar… Para disminuir esta desigualdad económica y de oportunidades, se sugiere el fomento de la creación de clusters regionales de empresas de distintos tipos de industrias buscando incrementar la accesibilidad a Estados Unidos, Latinoamérica y otros continentes a través de optimización de las rutas de carreteras disponibles, buscando minimizar los costos de transporte.

Adicionalmente, las inversiones en infraestructura carretera deberían de estar enfocadas a conectar a los mercados más aislados con las principales rutas de acceso.

Para los mercados laborales ubicados en el sur del país la accesibilidad podría además incrementarse mediante el uso del transporte marítimo, lo cual generaría una ventaja comparativa por su mano de obra barata y costos de inversión bajos.

Las Zonas Económicas

Una estrategia que estaba empezando a crear un impacto en estas dos regiones de México fue el proyecto del expresidente Enrique Peña Nieto denominado Zonas Económicas Especiales (ZEE).

Estas Zonas se definen como áreas delimitadas geográficamente, ubicadas en un sitio del país con ventajas naturales y logísticas para convertirse en una región altamente productiva, buscando que sus habitantes tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que los del resto del país al cerrar las brechas regionales.

La cancelación

El problema de este proyecto es que el actual gobierno federal lo desaparecerá, generando un impacto negativo en el crecimiento económico, en la productividad, el bienestar y siendo un retroceso hacia el camino al desarrollo.

Las inversiones que se estaban planeando incentivadas por este proyecto y sus beneficios es muy probable que busquen un nuevo destino con mejores beneficios.

Es por esto que el gobierno del Estado debe promover el desarrollo de clusters para atraer inversión extranjera directa e impulsar las exportaciones de manufacturas, para con ello buscar un aumento de empleos y salarios, reducción de la desigualdad, impulso de las regiones rezagadas, crecimiento económico y mejores condiciones de bienestar social.— Mérida, Yucatán.

joseabdala11@hotmail.com

Licenciado en Economía, Curso Honoris con Doble Titulación por el ITESM

Oaxaca hace ver mal a Yucatán en el Kukulcán