in

La tarea: más salud

Por Roger González Herrera (*)

En Yucatán, los contagios de Covid van en franco aumento, al grado que hay oficinas de gobierno y de empresas infestadas de enfermos a quienes han enviado a sus casas para evitar mayores problemas.

Esta nueva ola de contagios ya está causando situaciones nunca antes vistas, como el hecho de que, en el puerto de Progreso, dos instituciones bancarias permanezcan cerradas porque todo el personal se contagió y, en consecuencia, los progreseños sufren al momento de querer realizar sus operaciones bancarias.

Ciertamente, fue acertado adelantar el final de la Feria de Reyes de Tizimín y cancelar las fiestas tradicionales de Valladolid, Temax, Tunkás y Cansahcab.

No es fácil cancelar una feria de un pueblo; en muchas ocasiones se ha llegado a hechos violentos cuando las autoridades se han atrevido a impedir a los ciudadanos cumplir con sus promesas y devociones a los “santos patronos” de las comunidades.

La fe popular se desborda en las ferias y pueden más las arraigadas costumbres que la prudencia. En Tizimín, el fin de semana pasado, la gente siguió pasando a honrar a las imágenes de los Tres Reyes ante el cadáver de una mujer que sufrió un infarto en el atrio de la iglesia.

Si ya vimos que la gente no respeta la sana distancia y los protocolos sanitarios establecidos y es claro que no hemos superado la pandemia, a pesar del gran avance en la vacunación. ¿Por qué tentar a la tragedia autorizando eventos masivos? Lo primero es cuidar la salud y la vida.— Mérida, Yucatán

rogergonzalezh@hotmail.com

Profesor

 

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

djokovic deportado australia

Padre de Djokovic dice que el caso está 'cerrado'

Apreciaciones de la actuación del ex jefe policiaco de Progreso