in

La virtud ayuda al sentido de bienestar

feminicida de tahdziú

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

Una buena señal de que ya recorres la vía iluminativa, mi avisado aprendiz, es que ves con claridad y aprovechas las una y mil oportunidades de reaccionar y comportarte cada día de manera más virtuosa.

Esto lejos de significar, mi avisado amigo, que te sientas o creas perfecto o infalible, significa más bien que te aceptas y reconoces como valioso y digno de ser respetado por ti mismo y por los demás.

En esta vía, querido amigo, aprendes a aceptar y respetar tu cuerpo, tus convicciones, tu espíritu, pues quien no acepta y respeta la integridad de su persona, aclara, fácilmente quebranta la dignidad y derechos de los demás.

Si te aceptas a ti mismo, avisado amigo, desarrollas un fuerte sentido de bienestar, que tiene que ver con tres realidades:

Primera, te sientes bien contigo mismo, ya que tu forma y propósito de vida son resultado de una decisión libre y personal.

Segunda, tienes un buen nivel de autoconocimiento personal. Conoces bien tus virtudes y las ejerces gustoso a favor de los demás. Conoces bien tus defectos y trabajas responsablemente para superarlos y ser mejor cada día.

Tercera, afrontas exitosamente las tensiones y conflictos cotidianos sin responsabilizar a otros por tus estados de ánimo, reacciones y comportamientos.

Si haces tuyas estas tres realidades, mi avisado aprendiz, experimentarás un creciente sentido de bienestar que te ayudará a ser cada día más virtuoso.

Psicólogo clínico, UVHM. Manejo de Emociones y Envejecimiento. WhatsApp 9993-46-62-06 @delosabuelosAntonio Alonzo

 

La final del Sur, Leones Vs Diablos, arranca en el infierno

Cartón de Tony: De fajas a fajas