in

Las decepciones en el Seguro Social

Economía para llevar

Jose Elías Abdala (*)

A la memoria del doctor Carlos Abdala Siqueff, apasionado, honesto, servicial y de gran corazón

Ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal. El sector salud es un verdadero reto político y administrativo en nuestro México para la presente administración pública.

Ninguno de los millones de mexicanos enfermos que dependen de atención hospitalaria pública porque padecen cáncer, ni las madres que darán a luz, ni las que viven a la espera de la insulina, entre otros, merecen ser afectados por rebatingas, intereses de por medio ni por malas administraciones en el IMSS.

El pasado martes 21 de mayo, el director general del IMSS, Germán Martínez, renunció tras cuestionar los graves recortes de personal, la agresiva política de ahorrosen el organismo, la falta de inversión en infraestructura, así como por la mala administracióndel organismo, disminuyendo de forma significativa la calidad y eficacia en muchos serviciosdel IMSS.

El problema se inició con la nueva administración pública en el momento en que el IMSS deja de ser un organismo autónomo, para empezar a ser regulado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Sin embargo, el problema no es darle a otra institución la administración de un organismo, el problema es dárselo a una la cual sus responsabilidades son el gasto , la conducción de la política macroeconómica y la recaudación.

En ningún momento la SHCP se hizo especialista en el área de salud, y mucho menos en el tema de administración de un hospital desconociendo sus necesidades y generando problemas, en donde a la fecha destaca el rezago en infraestructura, el recorte e incertidumbre en el personal especialista, el recorte de salarios y plazas de servicio social, los contratos de servicios se rezagan y otros ya por vencerse, las compras de equipos médicos detenidas, los litigios son más y además teniendo problemas muy graves en el abasto de medicamentos y con los proveedoresde ellos.

Estrategia

Continuando con su filosofía y estrategia de operación, la SHCP reguló y controló el gasto del IMSS, pero al no ser expertos en el área salud generó consecuencias fatales, como el desabasto a nivel nacional de medicinas e insumos, pasillos de espera llenos de personas adoloridas y enfermas, maltrato o retraso en consultas a pacientes. Ahora, en el largo plazo afectará de forma significativa la inversión de la compra de equipos médicos y de tecnología de vanguardia, el aumento de la infraestructura en la búsqueda de un incremento en la oferta de hospitales ante la creciente demanda de pacientes a nivel nacional.

Como ejemplode estos ahorros y recortes al gasto, un médico pasante que se encuentra en su servicio social en un pequeño consultorio en un pueblo ganaba $3,500 como parte de apoyo del gobierno, ahora esa cifra será recortada a la mitad, $1,750. Al igual, el número de plazas para hacer el servicio disminuirá, lo que representa menos oferta en el largo plazo de médicos especialistas.

Sin embargo, el IMSS no es un órgano más de los muchos que existen en nuestro país. Desde que fue fundado en 1943, el IMSS ha fungido como elemento fundamental e indispensable para el desarrollo del bienestar de los mexicanos. Su responsabilidad de asegurar servicios médicos y medicinas a la población es igual de relevante como el garantizar a las personas una oferta de alimentos y a buen precio. Una vez cubiertas las necesidades de alimento y salud, siguen las de proveer educación, generar empleos y consolidar la infraestructura del país.

Es por esto que la situación del sector salud en México se agrava ante la centralización del poder de la Cuarta Transformación, ante el persistente drenaje a su patrimonio por subsistir proyectos colosales ineficientes y que tanto le están costando al pueblomexicano.

Martínez Cázares llegó a la dirección del IMSS con ideas innovadoras, de modernización y reconfiguración, de proyectos de reconstrucción de centros hospitalarios y formas más eficientes de atención a pacientes. Sin embargo, se topó con una reforma estructural en donde el eje de ella no eran los derechohabientes ni los pacientes, si no otros…

Ahora, de un día para otro, el presidente Andrés Manuel eligió a Zoé Robleado como el nuevo directordel Instituto, un político que presume como uno de los mejores servidores públicos que existen. Sin embargo, esto me genera una inquietud, ¿para dirigir un hospital se requiere de un excelente servidor público o de un doctor especialista que sepa administrar y que conozca perfectamente las necesidades y retos que presenta el sector salud?

El IMSS ha dejado muchísimo que desear en estos últimos meses, controlar en exceso el gasto y que el objetivo número uno sea el ahorro para una institución de salud es inhumano. Esta estrategia se debe realizar en otras instituciones, no en una que es de las más relevantes e indispensables, sino es que la más, en el desarrollo del bienestar de una sociedad.

Y si no, veámoslo como ejemplo en países desarrollados como Estados Unidos, Suiza, Alemania e Inglaterra, en donde gastan más del 10% de su PIB en servicios de salud según la OECD, comparado con México que apenas destina el 2.5%, e incluso pudiera disminuir por la tendencia que estamos viendo.

La calidad y eficacia en muchos servicios del IMSS dejan mucho que desear, y que el Instituto Mexicano del Seguro Social tiene retos, desafíos, extravíos y una enorme corrupción. Zoé, esperemos que logres llevar al IMSS y al sector salud hacia el camino que un país como el nuestro demanda y merece, desde la formación de médicos en sus primeros años hasta la atención a pacientes de forma especializada.— Mérida

Economista

Raniere la “deslumbró”

Homilía VI Domingo de Pascua