in

Las empresas de hoy ante la pandemia

Fernando Ojeda

Incertidumbre

Fernando Ojeda Llanes (*)

El cierre de la actividad económica durante tanto tiempo nos ha sacado del equilibrio, y la incertidumbre es cada vez más intensa. Se habla de actividades esenciales y no esenciales para tener una clasificación para este nuevo orden y el que se avecina, pero para los empresarios y profesionistas su actividad siempre es y será esencial.

Sabemos que las cosas después de esta crisis serán muy diferentes, no solo en cada organización sino en la actitud y respuesta de los clientes, proveedores y consumidores. Muchos han bajado la guardia porque han dejado de tener ingresos y su estructura empresarial prácticamente se ha reducido o de plano ha desaparecido.

Ante esta situación debemos dar gracias de que tenemos vida y el cerebro funciona, por tanto levantemos el ánimo y diseñemos con la iniciativa que cada uno posee nuevas estrategias ante los futuros panoramas. Se tiene la experiencia no solo del negocio propio sino de tantas crisis anteriores que hemos sobrellevado y se salió adelante. Esta actual, aunque más larga, nos ha permitido estar en casa y tener comunicación virtual. Aprovéchese este lapso de tiempo que nos brinda la vida y alejemos temores de nuestra mente, generemos nuevas ideas y enfoquemos toda la mente de la cual disponemos para innovar y tener en la conciencia con toda claridad cómo haremos las cosas al salir de este atolladero.

Estamos todos a prueba de Dios, veamos la parte positiva al conservarnos la vida. En cada uno de nosotros está la solución de la salida a un mundo nuevo. Al menos podemos observar que la naturaleza en sus verdes árboles, flores, jardines y aves nos brinda un gran lujo que antes no tomábamos en cuenta y sigamos su ejemplo. Renazcamos para una nueva etapa y utilicemos el tiempo libre que brinda Dios.

Quizás ya no se tiene dinero para una reapertura del negocio. Esto puede estar claro, pero tengamos la seguridad de que al abrirse la economía también habrá apertura de nuevas fuentes de financiamiento.

Las herramientas de mercadotecnia, administración y finanzas están a la vista y disponibles, solo es buscar una nueva forma de aplicarlas ante estos cambios, por lo que no reiniciaremos partiendo de cero. Utilicemos nuestro tiempo para estudiarlas.

Hemos aprendido a utilizar las herramientas de comunicación virtual. Al menos en lo personal no he parado mi actividad de consejero y asesor haciendo contacto continuo con mis clientes y consejos de administración, todos laborando, algunos a medias y otros en forma total, pero vamos adelante y diseñando nuevas estrategias y formas de trabajar. Aquellas empresas que tienen necesidad de personal especializado están haciendo contrataciones en estos momentos que hay oferta de trabajadores.

Seamos positivos porque es indudable que saldremos de este bache. La única forma de estar bien en esos momentos es tener esperanza y fe en nosotros mismos y la seguridad de que Dios nos protege.

Cuando se abra todo lo que actualmente está cerrado seguro que saldremos con más energía y experiencia interna, porque Dios ha cuidado que tengamos enfrente de nosotros la naturaleza, el aire y sobre todo vida.

Al salir a la nueva economía reanudemos lo que ha quedado pendiente, que pueden ser muchos escenarios tales como nuestros productos, mercado, organización, programas, contratos.

Si de alguna forma pudimos mantener activa la empresa, pues tenemos avance y solamente revisar las partes verdaderamente esenciales como son los productos, las ventas y cobranzas.

Es indudable que el flujo de efectivo seguirá jugando parte importante del negocio. Para tal caso acudamos a las instituciones de crédito, formulemos la documentación necesaria para establecer una línea de crédito.

Si en el pasado tu empresa fue solvente, tienes buenas expectativas formulando un proyecto de inversión, presentando tanto los datos históricos como las nuevas expectativas de negocio. Seguramente las instituciones lanzarán programas nuevos porque su negocio es vender dinero.

Les propuse en escritos anteriores utilizar la técnica de proyección Montecarlo, que consiste formular varios escenarios a base de probabilidades. Por ejemplo, si se tenían ventas mensuales antes de la crisis por cinco millones de pesos, en la nueva economía proyectar porcentajes de probables logros de 20%, 40%, 60% fundamentando el escenario probable en la nueva visión y experiencia del pasado.

Esta técnica la utilicé con algunos de mis clientes durante los efectos severos de la crisis y dieron resultado. Recuerden que las empresas que cerraron deben abrir de nuevo y saldrán adelante porque en vez de partir de cero lo harán con muchos puntos ganados por la experiencia y sobre todo la mentalidad empresarial positiva.— Mérida, Yucatán.

ferojeda@prodigy.net.mx

Doctor en investigación científica. Consultor de empresas

"Hanna" deja inundaciones en el norte de México (Vídeos)