in

Las redes sociales en pandemia

Yeusví Maley Flores Cazola (*)

En días pasados se dio a conocer el estudio “Desinformación y daño sobre el cáncer en Facebook y otras redes sociales”, a cargo del doctor Johnson, en la revista del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos.

En él se pudo concluir que de cada tres noticias relacionadas con cáncer en las redes sociales una contiene datos erróneos. Aún más impactante es que cerca del 75% de la información inclusive perjudicaría la salud.

Declarada como la infodemia más grande de la Historia por la Organización Mundial de la Salud en febrero del año pasado, derivada de las noticias falsas y sin fundamento científico en redes sociales sobre el SARS-CoV-2, la desinformación es un hecho real y perjudicial para la salud, sin importar la enfermedad a la que se refiera. Se calcula que la información falsa en materia de salud crece un 58% de manera anual.

El “Doctor Google” recibe cerca del 90% de consultas médicas en comparación con la actividad profesional de especialistas en Medicina, y el tratamiento indicado en los textos del “Doctor Google” es replicado en los altavoces de WhatsApp en un 65% de las ocasiones. La Revista Panamericana de Salud Pública ha manifestado que la estructura sofisticada de las “fake news” contribuye de manera importante a su masiva diseminación.

Debemos aprender a ser críticos y analizar la información. Las redes sociales no son las culpables, los únicos responsables de compartir información con desconocimiento de su origen y de la fuente que la ha creado somos los propios usuarios.

Es tan fuerte el huracán de contenido al que nos enfrentamos minuto a minuto que a veces dejamos a un lado esa parte crítica y objetiva de todo ser humano. Corroborar la fuente es una obligación y una responsabilidad social si decido compartirla, porque aun si las intenciones son buenas el resultado puede ser una hecatombe para la homeostasia de la existencia humana.

Afortunadamente y en contraste podemos presumir que día a día hay profesionales de la salud que se suman a las diversas plataformas sociales para compartir el conocimiento científico que poseen, contribuyendo con su granito de arena a un mundo más saludable.

Es por todo lo anterior, y como miembro activo de las redes sociales, que extiendo las siguientes recomendaciones:

1) No difundas ni compartas información médica a menos que puedas constatar que quien la emite es un profesional de salud certificado y con cédula que acredite sus conocimientos.

2) Consulta artículos de revistas indexadas y con valor científico reconocido.

3) Evita googlear tus síntomas, ningún paciente es igual, es preferible llegar con una lista de todas tus dudas con el médico para que él como especialista las disipe.

Por último y lo más importante:

4) Nunca compartas fotos de tus recetas o el tratamiento que un médico te ha indicado, recuerda que lo que te puede curar podría enfermar a otra persona.

Hagamos uso responsable de las redes sociales y creemos contenido verídico, con evidencia científica y capaz de construir un estilo de vida saludable.

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter: @DraYeusviFlores

drayeusviflores@gmail. com

Página web: www.drayeus.com.

Grace deja pocos daños en Quintana Roo

"Grace" ocasiona algunos estragos en su paso por Quintana Roo (vídeo)

Un árbol de cedro se quebró en Motul por los fuertes vientos de la tormenta "Grace" (Foto de Mauricio Can Tec)

Los vientos de ''Grace'' derriban árboles y toldos en Motul