in

Las Universidades

Editorial

Carlos Enrique Pacheco (*)

En la actualidad se cuestiona si se están formando profesionales de alta calidad para servir al bienestar de un país de acuerdo con su contexto. En la agenda 2030 se busca en la educación que el objetivo sea formar un aprendizaje a lo largo de toda la vida con desarrollo sostenible, con la inclusión de las personas vulnerables y pueblos indígenas con conocimientos teóricos pero más prácticos, además de eliminar la violencia tomando en cuenta la diversidad cultural y los derechos humanos.

El modelo tec 21 propone las siguientes competencias disciplinares: Autoconocimiento y gestión con reflexión responsable, un emprendimiento innovador en entornos cambiantes para crear valor e impactos positivos para con la sociedad; que sepan actuar en entornos de colaboración y negociar en contextos multiculturales con un respeto y aprecio por la diversidad de saberes; tener un compromiso ético y que razonen para enfrentar la complejidad de estos tiempos; saber comunicarse en diferentes lenguajes, optimizar el uso de las TICS. Dicho modelo también se plantea para formar profesionales que aprendan a afrontar los retos, una flexibilidad en el cómo, cuándo y dónde se aprende.

La palabra competencia proviene del griego Agón, cuyo origen es agonía y data de los años 20 y significa el conjunto de conocimientos, cualidades y aptitudes que permitan discutir, consultar y decidir sobre lo que concierne al trabajo razonado. La Universidad Complutense de Madrid tiene un enfoque de aprendizaje y servicio con base en la investigación. En la actualidad algunas universidades eliminan los exámenes para egresar, lo que impide saber si el futuro profesional sabrá cumplir su misión de aportar a la sociedad; dicen sus directivos que basta con que las empresas y cualquier tipo de organización acepten los conocimientos de los egresados, lo que considero peligroso porque existen empresarios y directivos de empresas gubernamentales que se basan en la rutina., por ejemplo: en los contadores públicos solo buscan que les paguen los tributos.

En mi opinión deben existir exámenes de egreso pero no como se hace ahora en que los sinodales les preguntan sobre las disciplinas de cada integrante del jurado y en un sentido memorístico sin la mínima reflexión. Se debe egresar con trabajos de investigación: por ejemplo, en la licenciatura con trabajos exploratorios, en la maestría para resolver problemas y en el doctorado para aportar conocimientos, pero siempre en contextos cambiantes en donde los sustentantes muestren que tienen una capacidad para ayudar a las empresas u otras organizaciones a ser eficientes y eficaces. Solo así se podrá egresar profesionales con enfoques innovadores para bien del país.

Para crear nuevas universidades basta con dotar de recursos a las existentes para la capacitación de los docentes con un sueldo digno y no tomar como referencia las universidades de alto ranking. Un docente es valioso si está bien preparado. Los modelos actuales no funcionan, ya están obsoletos, no hay que perder el tiempo con nimiedades cómo el APA, el redactar con verbos regulares. Primero hay que reinventar la forma de educar y la forma de hacer negocios para apoyar la economía y, por ende, evitar concentrar la riqueza en pocas manos.— Mérida

Doctor en análisis estratégico y desarrollo sustentable por la universidad Anáhuac campus Mayab

Clausuran multitudinaria fiesta de música electrónica en Tulum

Se une a la tendencia de la música en línea