in

Los viajes de Rolando

 

¿De dónde sale el dinero?

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

La cámara de un turista yucateco captó el momento en que el exgobernador Rolando Zapata Bello y su familia estaban de compras en una tienda Gucci de Nueva York, fotografía que publicó el Diario el lunes pasado.

No habría que comentar nada si fuera el exmandatario un ciudadano común que hizo el viaje con el sacrificio de sus ahorros de varios años, acompañado de sus familiares. La situación cambia cuando fue gobernador de la entidad recientemente y se han descubierto irregularidades en el manejo del dinero público en las diferentes dependencias y empresas fantasmas durante su gobierno.

Uno se preguntaría: ¿Tiene el dinero suficiente el exgobernador para hacer viajes de este tipo y comprar ropa cara y de marca? No porque sea gobernador pensemos que tiene mucho dinero para viajar al extranjero con toda la familia, adquirir mansiones, terrenos y automóviles de lujo.

¿Tanto gana un gobernador? Si tomamos en cuenta sólo el salario y si estrictamente esto recibiera el gobernante, entonces no tuvieran los exgobernadores el dinero necesario para comprar bienes inmuebles y viajar varias veces a lugares fuera del país cuando terminan su administración. Pero se sabe que muchos gobernadores buscan esquilmar los presupuestos de los programas de apoyo, “moches” al Ramo 33, porcentajes que reciben por obras de construcción, “regalos” por beneficios a segundos y terceros, y demás prebendas y canonjías.

Si hay duda de que los gobernantes pueden hacer negocios turbios con las millonarias cantidades que reciben de la federación o de las que recaudan en la entidad, habría que mencionar a todos los gobernadores del sexenio pasado y de otros sexenios que se enriquecieron escandalosamente y que, lamentablemente, sólo unos cuantos están presos o son prófugos de la justicia.

Por lo tanto, ante los desvíos millonarios en la entidad por estudios de enfermedades en el sector Salud por empresas con giros completamente diferentes, reparaciones de múltiples vehículos en la Fiscalía General, un Isstey desvalijado, pagos indebidos en el agro y la creación de empresas fantasmas para la triangulación de millonarias cantidades, los yucatecos tenemos el derecho a dudar de que el exgobernador esté viajando sólo con el salario recibido de los seis años de su administración.

Grupo Megamedia ha documentado todas esas irregularidades en varios reportajes sin que surjan desmentidos y sin que las autoridades hagan algo para investigar y denunciar. Diversos funcionarios del gobierno de Mauricio Vila han señalado irregularidades, faltantes y abusos en el manejo del erario, pero luego surge el silencio. Y nada pasa.

Estamos ante una situación similar a la vivida con la señora Ivonne Ortega Pacheco al dejar ésta el cargo y descubrirse los abusos, derroches, desvíos, nepotismo que, con anticipación, ya se habían criticado y denunciado durante los años del fatídico quinquenio. Ahora, salen a relucir abusos, derroches, desvíos, nepotismo y empresas fantasmas durante el sexenio rolandista.

Los amigos y la camarilla de Rolando Zapata hicieron de las suyas en estos seis años. Se sintieron los amos y dueños de la entidad y aprovecharon el poder para buscar la manera de “ordeñar” los presupuestos para el beneficio personal. Y una de las estrategias fue la creación de empresas fantasmas.

Por eso entra la duda: ¿será que el dinero para los viajes al extranjero del exgobernador es del salario recibido durante los seis años o salió de algún “moche” o empresa fantasma? Y ahí están las pruebas de los desvíos millonarios y demás irregularidades en el manejo de los presupuestos en diversas dependencias. De aquí las dudas, los cuestionamientos, la crítica.

Sin embargo, ante tantas denuncias, ¿qué esperan las autoridades correspondientes? ¿Qué esperan el gobernador Mauricio Vila Dosal y los funcionarios de esas dependencias que fueron saqueadas para actuar, tomar las pruebas y denunciar?

Al igual que su antecesor, al asumir el cargo de gobernador Mauricio Vila señaló que combatiría la corrupción. Recordemos que en su momento Zapata Bello reconoció faltantes y deudas en las diversas dependencias, y prometió luchar ferozmente contra la corrupción, pero no hizo nada contra su comadre política y amiga Ivonne Ortega. Dejó pasar el tiempo y las denuncias e investigaciones se encarpetaron. ¿Pasará lo mismo con Mauricio Vila?

¿Qué pasará con las pruebas de las empresas fantasmas, los desvíos del erario, los abusos en los sectores de Salud, Educación y el agro, el saqueo del Isstey y demás irregularidades detectadas? Hay un silencio sepulcral. ¿Qué esperan para actuar las autoridades correspondientes, los diputados locales y el gobernador Mauricio Vila? Mientras tanto, el exgobernador seguirá viajando al extranjero y tal vez adquiriendo algunos bienes inmuebles. Pero ¿de dónde sale ese dinero? Ante tantas irregularidades tenemos el derecho a dudar.— Mérida, Yucatán.

marpero53@yahoo.com.mx

Profesor

 

Caro le sale a un conductor el cansancio en el Periférico

Así serán recordados