in

Luis Vela Sosa: Servidor público

Granja Ricalde

“El gobierno necesita solidaridad y respeto, y cuando trasgreda sus principios, requiere crítica; el gobierno no es una empresa de nadie ni necesita socios, necesita ciudadanos que quieran hacer gobierno. Quienes quieran hacer negocios, mejor que lo hagan afuera”. Federico Granja Ricalde, gobernador constitucional del estado.

Desde su primer día al frente del Ejecutivo estatal invitó a todas las organizaciones políticas a un diálogo para perfeccionar el código electoral yucateco basado en su convicción del valor supremo de la democracia y con la garantía del mandato que el pueblo yucateco le otorgó.

Él decía que desde su etapa estudiantil se había sometido al escrutinio público; así, fue presidente del círculo estudiantil de la escuela preparatoria y de la sociedad de alumnos de la Facultad de Ingeniería, ambas de la Universidad de Yucatán, para luego ser electo presidente de la Federación Estudiantil Universitaria.

Su inquietud por el servicio público motivó su participación en el Partido Revolucionario Institucional como el más joven secretario general del Comité Directivo Estatal.

En la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos fue electo por los comités regionales como su líder y secretario general.

Ganó las elecciones para ser diputado local y alcalde de la ciudad capital, Mérida, en donde efectuó una intensa actividad para modernizar la ciudad y sus comisarías; rescató las fiestas del carnaval para beneplácito de las familias, elevó la calidad del alumbrado público, atendió la pavimentación y bacheo de calles, apoyó la ampliación de la red de agua potable, llevó al cabo la construcción de Abastos de Mérida, para higienizar y dignificar el servicio de matanza de cerdos y ganado bovino haciendo de esta demanda una realidad.

Le dio una nueva imagen a la Plaza Grande remozándola y logró la aceptación para retirar a los taxis que la circundaban.

Construyó una excelente vialidad para agilizar el tránsito y la comunicación entre los 4 puntos cardinales denominado Circuito Colonias; construyó la avenida Jacinto Canek; estableció un sistema de audiencias publicas para atender y resolver las solicitudes presentadas por los habitantes del municipio; se le recuerda como un excelente presidente municipal de Mérida.

Fue electo diputado federal en 3 ocasiones, 2 por la vía del voto ciudadano y la tercera lo fue por medio de lista. Recorrió el país como delegado general de su partido y del sector agrario; fue electo secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud del gobierno de la República.

Fue invitado a desempeñarse como representante de Yucatán en la capital del país.

En el año de 1993 fue postulado por lo sectores y las organizaciones del PRI como su candidato al gobierno del estado, realizando una intensa campaña electoral con la participación de las diversas corrientes políticas de la entidad. Digo que su campaña fue intensa y participativa porque hubo municipios a los cuales visitó hasta en 3 ocasiones durante los 100 días de contacto personal y directo con los yucatecos. Su triunfo fue indiscutible, lo atestiguan más de 114 mil votos de diferencia con su más cercana competidora. Fue un caballero durante toda la contienda electoral, pues no aceptó las provocaciones y sí escuchó peticiones y planteó propuestas. Triunfó en el estado y en la ciudad de Mérida.

Granja Ricalde siempre se declaró hombre de partido, sostenía que las tesis del PRI eran su norma de conducta y sustento para servir en cada oportunidad que el voto ciudadano le confirió. Afirmaba que de su Partido aprendió a superar las diferencias personales en aras del interés colectivo, le debía su formación y siempre le fue fiel.

Se asumió servidor público porque era su origen, decía que el pueblo era sabio y con la conciencia de sus circunstancias el pueblo siempre sabe lo que quiere y a dónde se dirige. Al tomar posesión del cargo de gobernador constitucional ante la soberanía del Estado, ofreció un gobierno prudente, justo y de puertas abiertas para todos, se comprometió a actuar con sensibilidad política y con paciencia, pero se sentía obligado por el bien de Yucatán a ejercer con plenitud su autoridad en el marco de la ley; era su compromiso y así lo hizo.

Federico Granja concibió el desarrollo social como responsabilidad de todos, del gobierno, apoyando los afanes de trabajadores, de campesinos, de empresarios renovando la búsqueda de productividad, calidad, inversión y modernización apoyándose con recursos y tecnología para obtener más y mejores fuentes de empleo.

Federico se planteó el reto de hacer del crecimiento económico un verdadero desarrollo de la sociedad en su conjunto; así optimizó la oferta turística, buscando nuevos mercados; orientó la descentralización de la industria hacia el interior del estado, sin descuidar el apoyo a los parques industriales de nuestra ciudad capital, a la pesca, la vivienda, a la actualización de los conceptos del desarrollo urbano con un plan rector estatal armonioso ante el hecho evidente de la conurbación.

Se identificaba con los maestros, quienes lo conocían y de quienes afirmaba que tenían una actitud patriótica y de fidelidad a la niñez y a la juventud. Puso especial énfasis en el cumplimiento del programa de modernización educativa. La cultura y el deporte no escaparon a su atención al fortalecer las instalaciones públicas, unidades deportivas, canchas, teatros y espacios privados.

En su formación académica contaba con una maestría en salud pública que le permitió entender las disparidades en la prestación de los servicios de salud respecto de Mérida y el interior del estado, imponiéndose la obligación de mejorar la estructura existente integrando e impulsando las instituciones prestadoras de tan importante sector, como es el de salud.

Tenía muy claro el compromiso de mantener en buen estado la infraestructura lograda y recibida de gobiernos anteriores y la ampliación de ésta, misma que era solicitud de la población.

“Cuco”, como cariñosamente desde su nacimiento le llamaba su señor padre, puso su voluntad en la administración de justicia y en la modernización de los cuerpos policiacos, al igual que inició la construcción de la Academia de Policía. Promovió la autonomía municipal y priorizó el respeto a los poderes legislativo y judicial.

Le tocó hacer frente a los problemas derivados del llamado “Error de diciembre” del año de 1994; su respuesta fue proteger todas las fuentes de empleo del gobierno a su cargo y, con una visión de Estado, fortaleció a los medios públicos de comunicación, Diario del Sureste, Canal 13TV y Radio Solidaridad del IMER. Nunca descuidó el respeto y buen trato a los medios privados y a todos los trabajadores y directivos que los representaban.

Fue un ejemplo de unidad familiar excelente líder y amigo entrañable.

Fue un hombre de su tiempo, tenía esperanza en los yucatecos y siempre aceptó el reto de servir a su amado Yucatán.

Así fue el compañero, el gobernante, el hermano Federico Granja Ricalde.— Mérida, Yucatán.

Exdirector de Comunicación Social del gobierno del Estado

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

aguinaldo empleada doméstica

¿Cómo se calcula el aguinaldo que se debe pagar a una trabajadora del hogar?