in

Mario Maldonado Espinosa: Violencia política contra la mujer

Igualdad sustantiva

En Yucatán se encuentra garantizada ya por la ley la paridad para la integración de mujeres en el Congreso estatal y los 106 cabildos municipales. Se ha ido transitando en este camino desde hace algunos años; ahora corresponde a los partidos políticos, a las instancias electorales y a los tribunales cumplir con esta disposición.

Siempre he sostenido que todos son iguales ante la ley y todos tenemos el derecho a ocupar los cargos públicos; haciendo a un lado la equidad en las contienda en razón de género, es pertinente la preparación y capacitación no solo de los hombres sino de las mujeres, de todos quienes aspiran algún cargo público.

Hombres y mujeres tienen que demostrar en la práctica que todos sin distinción de género pueden hacer bien el trabajo de la gobernanza y representación de la sociedad. Igualdad sustantiva, entendiéndose ésta como el ejercicio pleno de los derechos universales y la capacidad de hacerlos efectivos en la vida diaria.

En abril de este año se publicaron en el Diario Oficial de la Federación reformas a distintas leyes en materia de violencia política y paridad de género. El Congreso de Yucatán ha hecho también diversas reformas para garantizar el liderazgo de las mujeres, el fortalecimiento del desarrollo político de esta parte importante de la sociedad, así como aprobar mayores recursos económicos en materia de capacitación.

Con todos estos cambios en las normas, las mujeres pueden inscribirse para votar y ser votadas, pueden presentar su candidatura, acceder a los cargos públicos en igualdad que los hombres; esa es precisamente una democracia inclusiva. Se garantiza su participación como candidatas, dirigentes de partidos políticos, así como de formar parte de las administraciones públicas estatal o municipal.

Cuando se ponen obstáculos para ello, entonces puede decirse que estamos ante casos de violencia política en contra de la mujer por razón de género.

Todavía queda en la historia política de nuestro país ese triste episodio o fenómeno político en el que los partidos políticos nominaban a candidatas de género femenino a puestos públicos de elección popular y posteriormente se les obligaba a pedir licencia para que esos mismos lugares fueran ocupados por hombres. Casos como estos ya pueden ser denunciados ante los tribunales electorales.

Existen leyes locales que protegen a la mujer; por ello nos congratula que se garantice, proteja y promuevan los derechos políticos de las mujeres y su derecho a una vida libre de violencia, incluyendo la violencia política.

Con las nuevas disposiciones se podrán solicitar medidas de seguridad en caso de violencia política, incluso sanciones establecidas en el Código Penal.

La violencia política contra las mujeres pueden ser acciones u omisiones ejercidas dentro de la esfera pública o privada, que tenga por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de una o varias mujeres, el acceso al pleno ejercicio de su cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones, la libertad de organización, así como el acceso y el ejercicio de las prerrogativas, tratándose de precandidaturas, candidaturas, funciones o cargos públicos del mismo tipo.

La violencia política puede cometerse a través de ataques contra las mujeres por el solo hecho de ser mujeres, pretendiendo descalificarlas o tratar de crear desconfianza e indiferenciada ante sus capacidades y posibilidades de hacer un buen trabajo o ganar una elección.

Existen muchas manifestaciones de violencia política contra las mujeres; todas estas leyes y disposiciones se pondrán a prueba en el próximo proceso electoral.

Hay que acabar con estereotipos, no se puede violentar a la mujer en la vida política y pública; hacerlo representará ahora no solamente una violación a los derechos humanos de las mujeres, sino una violación a la ley.— Mérida, Yucatán.

mariomaldonadoe@gmail.com

@mariomaldonadoe

Asesor Jurídico

Causa indignación la poda de árboles de una preparatoria de la Uady