in

México desconocido, infectado por “cáncer”

¡ Terminal!

Ernesto Arévalo Galindo (*)

“Prefiero los malvados a los imbéciles. Aquellos, al menos, dejan algún respiro” —Alejandro Dumas, escritor y dramaturgo francés.

Nunca creí que algún día la moda sería ser un imbécil. ¡El tiempo llegó! Real. ¡No lo puedo creer!

Tan mal estamos que muchos no saben qué hacer con su fama. Al momento de dirigirse a la nación, la postura no es correcta. Lo más cómodo y descansado sería hacerlo sentado, pero no siempre es posible.

Estar de pie, también tiene sus reglas. Por ejemplo, apoyarse en el pódium no es correcto. Lo correcto es estar erguido, los hombros rectos, los pies juntos y con las puntas de los zapatos ni demasiado abiertas ni demasiado cerradas, las rodillas ligeramente flexionadas, los brazos sutilmente pegados al cuerpo, pero sueltos no caídos, y las manos siempre a la vista.

¡Algo peor! Los pronunciamientos sobre los temas nacionales. Hablar bien en público es fundamental para establecer la comunicación correcta. Para transmitir confianza y certidumbre, dentro y fuera del país.

“Cerrado”

¡Espantoso! No puedo describir cómo me siento cuando Andrés Manuel López Obrador responde a cuestionamientos debidamente fundamentados, con base en expertos en las diversas materias, porque está “cerrado” a la obligación de todo gobierno de atender las necesidades básicas de sus ciudadanos, de establecer las bases para elevar la calidad de vida y de crear las condiciones para que todos alcancen su máximo potencial.

Si bien empieza, y mayormente, está relajado y conoce la audiencia, los masoquistas atestiguamos que no siempre hace acto de presencia con información fidedigna y no conoce en su totalidad el material de soporte, el vocabulario es muy pobre, su voz no es alta y no transmite voluntad ni mucho menos entusiasmo.

¡Pide disculpas! Por supuesto que a diario nos recuerda que él… es el “jefe”. Algunas veces soberbio. Otras veces ofensivo. ¡Ah! Las respuestas con su malograda frase “me canso ganso” a preguntas sobre temas de gran trascendencia, como el proyecto de la refinería de Dos Bocas, evidencian su “estatura” como Ejecutivo de la nación.

Las noticias

¡No transcurre una semana sin malas noticias!

La agencia calificadora Moody’s Analytics alertó que la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, ejercerá más presión todavía sobre las finanzas de Petróleos Mexicanos y las del propio gobierno federal.

Por su parte, el embajador de la Unión Europea en México, Klaus Rudischhauser, advirtió sobre la disminución del turismo porque no hay seguridad en México; para acabar pronto, los ciudadanos viajan a lugares seguros. Aquí, nadie escucha.

¡Un México apabullado!

Vicente Fox Quesada, el autollamado “Padre de la Democracia”, tuvo la gran oportunidad de lograr la verdadera transformación de México. ¡Falló!

Felipe Calderón Hinojosa, el autollamado “presidente del empleo”, incrementó el número de pobres por ingresos a 61.4 millones. ¡Fracasó!

Enrique Peña Nieto, el nombrado por la “verdad histórica”, institucionalizó la corrupción y la impunidad. ¡Impopular!

Tres sexenios que degradaron el ejercicio de la política y la vocación de servicio expandiendo, como una onda, a los estados y los municipios el abuso de poder, la privación de los procesos institucionales, la debilidad de la legalidad, el fortalecimiento de la ilegalidad, la soberbia como parte del individualismo y el saqueo indiscriminado de recursos y bienes públicos para el enriquecimiento ilícito.

Por tales razones ganó el odio, el mismo que gobierna en la actualidad; ganó la venganza, la misma que gobierna en la actualidad; ganó el oportunismo, el mismo que gobierna en la actualidad, y ganó la incertidumbre, la misma que gobierna en la actualidad.

En aquel lejano 2000, nunca creí que algún día la moda sería ser un imbécil. Ni mucho menos que no supiera qué hacer con su fama.

La clase política y el servicio público fueron infectados por el “cáncer”. ¡Un México desconocido! Sin respiro. ¡Terminal!— Cozumel, Quintana Roo.

arevalo61@yahoo.com.mx

Periodista

 

Curry se desata en éxito guerrero

Cartón de Tony: Almas de charro tozudo