in

Nadal, el mejor en Francia

El español Rafael Nadal levanta el trofeo de Roland Garros

El más dominante en el polvo de ladrillo

Rafael J. Ramos Vázquez (*)

Roland Garros, ese emblemático torneo desde las semifinales era histórico. Veamos, algo que pocos percibieron era que en esa ronda se enfrentaron los cuatro sembrados en el orden correcto, el numero 1 contra el 4 y el 2 contra el 3, hecho que rara vez sucede. Y por segunda vez en la historia de la competencia se enfrentaron el 2 contra el 4 en la final. Pero en aquella ocasión ganó el número 4 , Mats Wilander (1985).

Ahora bien, si Djokovic o Federer vencían, el ganador sería el primer tenista de la era moderna en obtener cuando menos dos veces los cuatro Grandes Torneos, algo que nadie ha logrado. (El serbio y el suizo solo han ganado una vez en París y el español únicamente tiene en su haber una vez el de Australia). Si el austriaco Dominic Thiem se coronaba, sería el primer tenista nacido a partir de los años noventa en triunfar en un Grand Slam y si Nadal dominaba se convertiría en el primer jugador en ganar 12 veces un mismo Torneo Grande. Superaría a Margaret Court, quien venció 11 veces en Australia. Sucedió lo último, por lo tanto, que todos los tenistas se pongan de pie y levanten su raqueta, se ha implantado un récord, que difícilmente será superado, aunque el autor de la hazaña Rafael Nadal, haya comentado “si yo lo he hecho lo puede conseguir otro”.

Cuando el punto para partido se materializó, en la majestuosa cancha Philippe Chatrier el español había logrado ganar 12 veces el trofeo de los Mosqueteros que se disputa en Roland Garros. Había realizado la epopeya sobre la superficie más difícil del tenis, la tierra batida, donde es líder indiscutible. Con esa victoria ya cuenta en sus alforjas 18 torneos de Grand Slam, a solo dos para igualar al suizo Roger Federer con quien tiene la mayor rivalidad deportiva dentro del deporte banco. Para dimensionar ese hecho señalaré que quien poseía el récord de mayor numero de veces ganadas en esa superficie era el sueco Bjorn Borg con 6 títulos, el balear tiene el doble. A Rafa durante este torneo lo ví fuerte, seguro, potente y sano. Fue el Nadal dominante de los viejos tiempos, en su partido correspondiente en semifinales contra Federer, lo venció en tres sets, sin darle ninguna oportunidad. En total en este certamen ganó sus 21 sets y únicamente perdió 2. Así los números para el nativo de las Baleares después de finalizar el evento parisino, quedan en unas estadísticas difíciles de superar: récord perfecto en finales invicto en 12 y 93 victorias a cambio de únicamente 2 derrotas, una efectividad de 97.9 por ciento, impresionante, casi imposible de repetir. Se convierte en el primer tenista profesional o amateur en cosechar 12 veces un mismo torneo. Nadal será una referencia siempre para las nuevas generaciones. Hoy no es el rey de Francia, es el emperador. Tal vez lo que vimos el domingo en la final fue lo imposible, pero Rafa, vamos por el 13. Hoy eres el único que puede lograrlo. Felicidades.— Mérida, Yucatán, junio de 2019.

Abogado y empresario

 

Los Guerreros ganan en Toronto y fuerzan a un sexto partido

Cartón de Tony: Ardua tarea por delante