in

Opinión no es sinónimo de falta de respeto

Por Ana Paula Yanes*

El bien común pudiera definirse como el bienestar general de una comunidad, ya sea para alcanzar algún valor u objetivo en común o para el bien privado e interés particular. La palabra está compuesta por 2 términos que pueden revisarse por separado: por una parte tenemos el bien, que visto desde la filosofía y religión tiene que ver con la moral, con actuar según el deber ser; y por otra parte tenemos el término “común”, que desde su definición según la RAE, significa que pertenece a todas las personas o cosas de que se trata o manifiesta en todas ellas.

Entonces el bien común equivale, con otras palabras, al conjunto de condiciones necesarias para que los hombres, las familias y las asociaciones puedan lograr su mayor desarrollo.

Pero, ¿Cómo puede construirse como responsabilidad de todos?

Considero que hoy en día vivimos en una sociedad y mundo globalizado en el que la inclusión está cada vez más presente, pues en todos los países habitan personas de diferentes continentes, ciudades, religiones, preferencias, idiomas, etc., entonces teniendo esto en cuenta, debería de tener más importancia la prevalencia de los valores tradicionales como son el respeto, empatía, tolerancia, entre otros.

Con dichos valores en el día a día, creo que posible la construcción del bien común para todos, pues al cuidar de estos elementos, nos cuidamos los unos a los otros: evitamos guerras, conflictos, violencia innecesaria, y todos los problemas que leemos hoy en día en el mundo y sociedad; en otras palabras, nos cuidaríamos todos y se volvería una responsabilidad colectiva.


Te recomendamos: Más artículos sobre el bien común

Desde mis actividades diarias construyo el bien común guiándome y comportándome bajo los estándares de los valores tradicionales anteriormente mencionados, y de otros que no comenté, para poder crear un cambio positivo uno mismo tiene que hacer ese cambio y ser congruente para que los demás puedan verlo y querer adaptarlo, creando así un sistema de cambio colectivo.

De manera diaria trato a los demás con el respeto que se merecen, con cortesía, tolerancia y empatía, sin emitir juicios (pues es lo que está causando muchos conflictos en la actualidad, como en las redes sociales).

Lo mismo aplica desde mi profesión, pues al tratar con otros, como son clientes, se necesita de cuidar su persona, integridad y privacidad para poder aplicar el concepto de bien común; sería algo incongruente que al ejercer mi profesión revelara datos de empresas o clientes, o que estafara a los demás.

Para terminar, quisiera recalcar la importancia de los valores en la sociedad, sobre todo en el México que vivimos, pues si bien existe la libertad de expresión, pareciera que al emitirla se pierde el respeto y la tolerancia con los demás, creando conflictos que en lugar de solucionar los problemas de hoy en día, solo creamos problemáticas nuevas.

“El respeto al derecho ajeno es la paz”

Ana Paula Yanes Marquez anapauyns@outlook.com

Trabajador intenta huir de la lluvia y termina con una lesión en la cabeza

Alumnos de la Anáhuac Mayab opinan en el Diario