in

Pensión para la exesposa

Rubén Osorio
Rubén Osorio

Por Rubén Osorio Paredes

 (*)

En el divorcio de Ana y Juan el juez decretó una pensión alimenticia en favor de Ana, quien durante el tiempo que existió el matrimonio siempre se dedicó al trabajo en el hogar y hoy día, por motivos de salud, se encuentra imposibilitada para desempeñar una actividad laboral.

Por ende, ella no puede valerse por sí misma y, dado que su matrimonio duró 20 años, la obligación de pagar la pensión alimenticia a su favor y a cargo de su exesposo seguirá 20 años también.

En eso, Ana conoce a Carlos, con quien después de salir durante un tiempo, éste le propone matrimonio. Ana, a sus 50 años todavía está en edad de rehacer su vida sentimental y por ende de iniciar una nueva relación e incluso casarse.

Sin embargo, Ana se pregunta qué pasaría con la pensión alimenticia que recibe de su exesposo si ella decidiera vivir en unión libre con alguien o contraer matrimonio nuevamente. ¿Dicha pensión se suspende mientras esté casada o viva en unión libre?

Pues bien, con las últimas reformas al código de familia la pensión alimenticia se puede ver también desde una perspectiva de indemnización para la esposa por los años que “trabajó” para el marido en el cuidado del hogar y por el cual nunca recibió un salario. El hecho de suspender el pago de una pensión alimenticia a la exesposa porque ésta se volviera a casar o vivir en unión libre vulnera el principio de proporcionalidad, al prever que la obligación alimentaria pueda terminarse cuando el cónyuge que recibe pensión contraiga matrimonio nuevamente.

Es importante reiterar que esto solo se aplica para las parejas que durante el matrimonio se quedaron al cuidado de la casa y no trabajaron oficialmente, es decir que tuvieron un trabajo formal y remunerado y por el cual estuvieron aseguradas en el IMSS.

En síntesis. El tiempo de la pensión alimenticia para el excónyuge es por un lapso similar al que duró el matrimonio y no se cancela porque el que la recibe se vuelva a casar, o inicie otra relación ya sea por concubinato o unión libre.

Estimado lector, el trabajo en la casa no es visible para muchos y tampoco es remunerado por la otra pareja durante el transcurso del matrimonio, de modo que el pago de la pensión no debe extinguirse por el solo hecho de que el que la recibe inicie otra relación o se vuelva a casar. El trabajo y la administración del hogar son por ley una verdadera aportación para el sostenimiento de la familia y hoy día con disposiciones como ésta se le otorga a la función conyugal en el hogar el lugar que por derecho y por razón le corresponde. ¿No lo cree así?— Mérida, Yucatán.

juridicofacil@hotmail.com

RUBEN OSORIO Y ASOCIADOS

Doctor en Derecho. Titular del despacho Rubén Osorio & Asociados

Piden aplicar las leyes para evitar otros siniestros

Los Delfines, entusiasmados con Tua