in

Plaza Grande

 

Nos comentan que…

Parece que al diputado priista Warnel May Escobar le viene bien la canción “si te vienen a contar cositas malas de mí, manda a todos a volar y diles que yo no fui”, eso por las acusaciones que lo señalan como la persona que se llevó los galardones de Izamal por sus 15 años como “Pueblo Mágico” y de Diversificación del Producto Turístico Mexicano 2018, en la categoría de Reuniones con el recorrido nocturno “Senderos de Luz”. Entrevistado al respecto, el legislador aseguro que no “se llevó nada” e invitó a ver sus oficinas para comprobar su “inocencia”. Como recordarán, hace un par de semanas apareció una fotografía, presuntamente tomada en su oficina, donde se pueden ver los reconocimiento en el “estante” de su oficina. Aunque en las oficinas del Congreso no están los galardones, el diputado aún no abre las puertas de sus oficinas en Izamal. ¿Será que ahí los atesora?

Dicen que diciembre es el mes en el que se cierran ciclos y se ordena todo para recibir el año con nuevos bríos y esperanzas. Todo parece indicar que ese espíritu de renovación imperó en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, pues en la última semana de 2018 nombró nueva administradora. No era un secreto que la encargada de las cuentas, Isela Maribel Gamboa Berdugo, no era del todo bien vista por los consejeros, quienes hicieron de su baja el primer número de la agenda del consejo.

Sobre el tema de las representaciones del gobierno federal en Yucatán, es evidente la molestia que se ha generado en las filas de Morena por la exclusión de sus militantes y dirigentes en los procesos de entrega-recepción, que son controlados por expanistas que acompañan a Joaquín Díaz Mena, delegado de Programas de Desarrollo. Una expresión más de esa inconformidad se vio el pasado fin de semana, cuando, en una rueda de prensa en las oficinas de Morena, un grupo de campesinos lanzó acusaciones contra el empresario inmobiliario Alfonso Pereira Palomo, quien presume su cercanía con Díaz Mena y con altos funcionarios federales. En corto, los morenistas “puros” se quejan de que al ofrecer su ayuda en los procesos de entrega-recepción reciben por respuesta de Huacho un “gracias, lo tendré en cuenta”. Las cosas no parecen ir bien en Morena-Yucatán.

 

Una distracción y se estrella por alcance

Empresa de asesoría anticorrupción