in

Plaza Grande

Foto: Megamedia

Nos comentan que...

“Ese avión parece que les gusta a los panistas”, expresó un jubilado profesor campechano —por cierto, priista hasta las cachas— avecindado en Mérida al comentar ayer la nota que el Diario publicó sobre el avión privado que el gobernador Mauricio Vila Dosal usó para asistir a una reunión de gobernadores panistas en Guanajuato: un Learjet 45, fabricado por la empresa canadiense Bombardier. Y explicó: “es el mismo (modelo) que usaba Juan Camilo (Mouriño Terrazo, secretario de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa)”. Y sí. Lo usaba porque esa aeronave estaba asignada a Gobernación. El último vuelo del malogrado político campechano fue el 4 de noviembre de 2008, cuando el Learjet 45 matrícula XV-VMC se estrelló en Lomas de Chapultepec, en la metrópoli. “Pero no es que yo esté haciendo tomj chi’… solamente me acordé”, subrayó el exdirector de secundaria.

Además de las inundaciones que dejaron sus torrenciales lluvias, la tormenta tropical “Cristóbal” está causando una disputa política sin precedente en Yucatán. Y es que, aunque solo algunos han hecho pública su posición, la mayoría de los alcaldes cuyos municipios fueron incluidos en la declaratoria de emergencia del Fonden están inconformes porque el gobierno federal está minimizando los daños y, por consiguiente, todo apunta a que quedarán fuera de los beneficios del Fondo. El problema mayor radica en que los enviados de la Federación aplican a rajatabla nuevos criterios, entre ellos que no hay daños estructurales en las viviendas que quedaron inundadas, lo cual las hará habitables de nuevo al bajar los niveles del agua. Ya se habla, incluso, de un bloque de presidentes municipales —de varios partidos con excepción de Morena, que hacen mutis— para hacer frente a lo que llaman insensibilidad del gobierno federal. Habrá que ver el desenlace de este episodio.

Ya que nos referimos a los daños de “Cristóbal”, el fenómeno meteorológico —sumado a la pandemia del Covid-19— ha sido también un pretexto para algunos políticos que desean promoverse. Un ejemplo reciente es el del diputado Víctor Merari Sánchez Roca, secretario general del Comité Municipal del PAN en Mérida, quien se sumó a la entrega de despensas que llegan a las casas, en bolsas azules, con el nombre del legislador en grandes letras. Otro caso es el de Jimmy Yoshio Gómez Méndez, secretario de Fortalecimiento del mismo comité panista, quien aprovechó la celebración del Día del Padre para enviar a militantes de su partido panes con tarjetas en las que aparecen su nombre y el logotipo del PAN. Gómez Méndez es también director de Administración del Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Yucatán (Icatey). Aquí se puede decir que cuando las aspiraciones políticas afloran cobra más vigencia aquel viejo refrán: “A río revuelto, ganancia de pescadores”.

 

Fallece el empresario Raúl Efrén Casares G. Cantón

Cartón de Tony: La base de la sociedad