in

Plaza Grande

Nos comentan que...

El vuelo sigue causando revuelo, al punto que hasta en círculos empresariales corren versiones sobre quién fue el patrocinador del viaje de Mauricio Vila Dosal a la asamblea de gobernadores panistas en Guanuajuato, el 13 y 14 de junio pasados. Hace unos días se dijo que Carlos Joaquín González, jefe del Ejecutivo quintanarroense, fue quien vino por su colega yucateco para que juntos lleguen en el Learjet 45 al Bajío. Pero la versión es incorrecta, no viajaron juntos: el plan de vuelo de la aeronave de Air Peninsula Corp fue Mérida (despegó a las 12:47 horas del sábado 13 de junio)-Silao (aterrizó a las 14:33 horas), y Carlos Joaquín llegó a Guanuajuato casi a la misma hora procedente de Toluca y en un Hawker 800 XP, servicio que asegura pagó de su propio peculio. Igual y fue un rumor deslizado para desviar la atención sobre el posible acercamiento de un particular con el mandatario.

La solicitud de licencia temporal de Jorge Carlos Ramírez Marín al Senado no parece tener más fondo que el cumplimiento de un compromiso electoral. Al dar a conocer su separación por breve tiempo para ceder su lugar al empresario Jorge Habib Abimerhi, el exdiputado local y federal indicó en un comunicado que se trata de un ofrecimiento que hizo en campaña, de que se escuchen de primera mano los planteamientos del sector empresarial yucateco en temas trascendentales para el país. Y, como hizo notar el legislador, Jorge Habib lo suplirá precisamente en el análisis y discusión del nuevo Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, mejor conocido como T-MEC. Sin embargo, observadores políticos ven entre líneas un guiño al sector empresarial, más aún cuando han trascendido las aspiraciones de Ramírez Marín a la candidatura del PRI a la alcaldía de Mérida en 2021. Como decía antiguo programa de la televisión, ¿usted qué opina?

Quien aparentemente no cede en su empeño de regresar a la escena política es la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco, y por el partido que desee abanderarla. Al menos quienes fueron sus colaboradores más cercanos no han dejado de estar activos en los últimos meses, aunque lo mismo se les ve en el PRI que coqueteando con Morena y el PVEM. Según nos comentan, en días recientes su vocero en el quinquenio, Jesús Rivero Covarrubias, ha estado ocupado en tratar de reunir a un grupo de extrabajadores de una publicación y a otras personas que estuvieron bajo sus órdenes en Comunicación Social del gobierno del Estado para que formen una plataforma de difusión orientada a promover al grupo ivonnista. Incluso, para ello está recurriendo a quienes considera que pueden ayudar a financiar ese proyecto. Cosas que se ven y oyen en los pasillos de la política.

José Luis Peniche Patrón, viejo conocido de la clase política del PRI, dejará mañana la delegación estatal del Issste. No se sabe en qué términos deja de ser encargado de la delegación, pero lo cierto es que en los últimos meses se ha visto involucrado en varios escándalos, como la supuesta ocultación de datos sobre el Covid-19 en el Issste. Su lugar será ocupado por la doctora Martha Montemayor Curiel, quien se desempeña como subdelegada médica de la institución desde julio de 2019.

El gobierno que encabezó el priista Rolando Zapata Bello sigue contribuyendo a la austeridad implementada por su sucesor, el panista Mauricio Vila Dosal, al menos en lo que se refiere a papelería oficial. A casi dos años que se trasladó del edificio del Palacio Municipal de Mérida al del Ejecutivo estatal, Vila Dosal aún tiene a su disposición papelería con el logotipo de la administración de Zapata Bello, aquella “Y” de Yucatán estilizada, multicolor. La huella de Zapata Bello que sigue vigente en la gestión de Vila Dosal se puede ver en las hojas con que la Fiscalía General del Estado asegura edificios, como el que quedó bajo vigilancia en Tizimín, en el fraccionamiento Fovisste, donde funcionaba sin ningún permiso un “centro de rehabilitación” de adicciones, y que el miércoles pasado fue escenario de un homicidio.

El fiscal general de Yucatán, abogado Wílberth Cetina Arjona, está de nuevo en “el ojo del huracán político” porque su presunta falta de sensibilidad y humanismo ha generado un grave problema de salud en la dependencia a su cargo. Nos informan que en la FGE hay 8 infectados con coronavirus y uno de ellos es José Luis Basto, titular de la Agencia Ministerial de Robos sin Detenidos, quien estaría grave de salud porque tiene una enfermedad degenerativa que ya se complicó con el Covid-19. Cuatro infectados del virus son de Servicios Periciales, 3 de la agencia de robo con detenidos y uno de la Unidad de Atención Temprana. La queja recurrente, como ocurre en el hospital del Issste, es que la Fiscalía no da equipos de protección individual constante para los trabajadores, a los sospechosos no les aplican las pruebas de detección del coronavirus y aun con los síntomas los obligan a trabajar hasta que la enfermedad es más que evidente, entonces los mandan a sus casas. Los trabajadores están pidiendo ayuda a algunos abogados para que comenten este problema a algún amigo que tengan en el gobierno estatal para que atienda con prontitud la situación porque las peticiones de los empleados tienen oídos sordos con el fiscal Cetina Arjona. Y casualmente, la responsable de esta dependencia es la abogada María Dolores Fritz Sierra, quien tuvo Covid-19 y se recuperó satisfactoriamente por lo que conoce el riesgo y sufrimiento que ocasiona esta enfermedad global.

 

Felices, pero con cautela