in

Plaza Grande

Nos comentan que...

El desmentido del director general del Patronato Cultur, Mauricio Díaz Montalvo, sobre la falta de pago a 45 artesanos de la zona arqueológica de Chichén Itzá que forman parte del programa de empleo temporal por la pandemia tiene que ver con un lío que al parecer está lejos de terminar. Como publicamos, el funcionario dijo que no son 45 los artesanos que no han recibido el pago sino 27 y que no se les paga porque ya tienen otro trabajo y uno de ellos falleció hace años. Ante esto, el grupo más reaccionario es el que encabeza Mariana Mex Yam, cuyo asesor legal, nos comentan, es Villevaldo Pech Moo, dirigente de Morena. Los comentarios en los pasillos de la política van en el sentido de que, ante la proximidad de los procesos electorales, no se vislumbra una pronta solución al asunto.

La pandemia del coronavirus Covid-19 hasta ahora no ha arrojado información en el sentido de que las instituciones de educación superior de Yucatán estén haciendo algo para ayudar al control del virus. Un experto en educación superior nos comenta que, mínimo, los estudiantes avanzados y los científicos y maestros deberían estar probando alguno de los medicamentos que han demostrado en fase experimental dar resultados positivos. Los científicos yucatecos, nos dicen, deberían crear un consejo del pensamiento, como lo hacen los países avanzados, donde surgen propuestas, ideas y proyectos para atacar algún mal que afecta masivamente. Y el claro ejemplo con el coronavirus Covid-19 lo ponen las universidades de China, Reino Unido y Estados Unidos, cuyos estudiantes avanzados, profesores, investigadores y científicos trabajan en forma conjunta para resolver un problema de salud grave.

Todo parece indicar que después de que sus superiores le llamaron la atención a Irais Barón Zermeño, directora del Servicio Nacional de Empleo en Yucatán, por alardear en Facebook su estancia en la costa yucateca, varios funcionarios del gobierno del Estado que acostumbraban presumir sus actividades extralaborales en las redes sociales tomaron sus precauciones y comenzaron a bajar fotografías en las playas, haciendas o lugares donde la gente común tiene poco acceso en esta época de pandemia.

Como en política de todo hay que sacar provecho, nos comentan que entre los “suspirantes” a ver su nombre en la boleta en las próximas elecciones parece que se está poniendo de moda exhibir en redes sociales que se contagiaron de Covid-19 para tratar de ganar adeptos. Nada más basta dar un “paseo” por las cuentas en redes de varios legisladores y funcionarios para percatarse de ello.

 

Causa indignación la poda de árboles de una preparatoria de la Uady