in

Plaza Grande

Nos comentan que...

Otra vez el senador panista Raúl Paz Alonzo está en el ojo de huracán por su participación en una fiesta, ahora en plena pandemia y sin respetar las medidas de prevención y sana distancia. En redes sociales circulan fotografías y vídeos donde se ve al legislador en pleno convivio con un grupo de al menos 15 personas, entre ellas las conductoras de televisión Claudia Lizaldi y Claudia Chain, y el cantante Paco Ayala, del grupo Molotov. En las imágenes aparecen apretujados, algunos abrazados y ninguno con cubrebocas. De acuerdo con las publicaciones compartidas, el festejo se realizó el pasado fin de semana a bordo de un catamarán en Puerto Aventuras. Como se sabe, Paz Alonzo, quien apenas en marzo pasado reveló sus renovadas aspiraciones a contender por la alcaldía de Mérida, estuvo envuelto en la polémica en 2014, cuando participó en una fiesta de diputados federales panistas en Puerto Vallarta con la presencia de bailarinas exóticas. A raíz del “escándalo Montana”, declinó a sus primeras aspiraciones por la presidencia municipal de Mérida, en favor de Mauricio Vila Dosal.

La exalcaldesa priista Angélica Araujo Lara alborotó las redes sociales la semana pasada por difundir en su página de Facebook imágenes de la entrega de despensas a un grupo de mujeres de Mérida. Las reacciones no se hicieron esperar y muchos cibernautas criticaron que en plena epidemia la arquitecta realice ese tipo de actos, aunque todas las mujeres que aparecen en las fotos llevasen cubrebocas. El meollo del asunto, se dice en los pasillos de la política, es el mensaje que envía Angélica Araujo de su interés en participar en la contienda electoral de 2021, luego de haber sido senadora de la República, presidenta municipal de Mérida y diputada federal. Un detalle que sale a flote es que la exdirectora del IVEY intenta abrirse camino en esta nueva ruta electoral con Ivonne Ortega Pacheco fuera del PRI y con un partido que lucha por su supervivencia. Está por verse el resultado.

En el evento que encabezó ayer (miércoles) el gobernador Mauricio Vila en Tizimín abundaron las manifestaciones de inconformidad de ganaderos del Oriente, quienes se quejaron de que el gobierno federal no les ha dado ningún tipo de apoyo, pese a que ahora lo necesitan más que nunca, primero por la pandemia y segundo por los efectos de las tormentas "Amanda" y "Cristóbal". Por medio de sus dirigentes, los ganaderos lamentaron que la combinación del mal tiempo, la temporada de sequía y la pandemia se ha traducido en una pérdida de hasta 35% en los precios del ganado. Esto los llevó a tocar puertas, entre ellas las del gobierno federal, pero éste no sólo no les respondió sino que además les ha retirado diferentes apoyos al campo, lo que ha dificultado la recuperación.

De acuerdo con las quejas de ganaderos, dos de los programas retirados son: el arete "siniiga", por el cual el gobierno federal subsidiaba una parte del precio de ese arete, y el de Concurrencia, con el que los productores tenían la posibilidad de obtener equipos de tecnología, como sistemas de riego, paneles solares y maquinaria, al 50% de su precio. Los ganaderos, igual que otros productores del campo yucateco y mucha gente, afrontan un panorama oscuro en lo que queda del año.

Al parecer quedó en el olvido la investigación que anunció el 20 de mayo pasado el presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, contra los cuatro diputados locales de ese partido que votaron a favor del préstamo que pidió el gobernador Mauricio Vila para la reactivación económica de Yucatán y también contra la petición de sanción que hicieron varias organizaciones contra el líder estatal de la CROC, Pedro Oxté Conrado, por publicar un desplegado contra los que negaron la aprobación a dicha solicitud de endeudamiento. El alarde de los dirigentes nacional y estatal del PRI habría sido "por la calentura del momento", porque, que se sepa, no realizaron ninguna investigación ni emitieron alguna sanción. Uno de los involucrados dice que, si hubiese procedido, el PRI estaría más dividido o hundido de lo que está ahora. Ese político reconoció que hay una profunda división interna en el PRI por el pleito de los grupos que quieren bajar de sus aspiraciones al senador Jorge Carlos Ramírez Marín.

Pocas veces la Comisión Federal de Electricidad recibe el reconocimiento ciudadano y más durante esta pandemia del coronavirus, en la que ha recibido numerosas quejas por altos cobros en los recibos de consumo. Sin embargo, pobladores de la comisaría de Tekat, Mocochá, vieron con sorpresa y agrado que una cuadrilla de trabajadores de la División Peninsular llegó a la hacienda para cambiar nueve postes del tendido eléctrico que tenían grave desgaste y mostraban las varillas de su estructura porque fueron sembrados en la década de los años 60, es decir, cuando la comisaría de Mocochá tuvo energía eléctrica por primera vez desde su fundación. Los trabajos terminaron en mayo pasado y los postes descascarados quedaron simplemente como testigos. Los habitantes donde están los postes viejos ya no tienen miedo de que revienten los cables con su caída.

 

Campeche: con tan solo 279 casos activos; busca a los asintomáticos

Lava platos para ver a su marido enfermo