in

Plaza Grande

Nos comentan que...

En el PRI no todos están abatidos por la tristeza ante los resultados que obtuvo ese partido en las elecciones del domingo pasado. A manera de consuelo, entre algunos priistas se comenta la versión de que la derrota de Jorge Carlos Ramírez Marín en la alcaldía de Mérida, que buscó por la alianza “Va por Yucatán”, junto con el PRD, en realidad fue un triunfo de su grupo político, pues logró mantener a su partido como la segunda fuerza política en la capital yucateca, a pesar de los descalabros en alcaldías del interior del Estado que no pudo contener la directiva estatal de su partido. De acuerdo con los últimos datos disponibles del PREP, el panista Renán Barrera obtuvo 144,059 votos (el 44.6%), el priista Ramírez Marín cosechó 78,393 (24.3%) y la morenista Varónica Camino tuvo 72,075 (el 22.3%). Aunque la votación que logró la morenista no es nada despreciable, tomando en cuenta el malestar que generó su candidatura entre los "fundadores morenistas" en Mérida, también es cierto que no pudo concretar el sueño de algunos representantes de la vieja guardia izquierdista que, pese a todo, vio en Morena la oportunidad de acabar con el bipartidismo entre el PRI y el PAN, y por fin ocupar la mayor alcaldía del Estado. Así las cosas, la vieja y la "nueva guardia" izquierdistas que impulsaron la candidatura morenista tendrán que esperar los próximos tres años para tener una nueva oportunidad en Mérida.

Dos años y seis meses después, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Codhey) giró una recomendación a la dirección del Instituto del Deporte de Yucatán (IDEY) sobre el maltrato que daba el entrenador cubano Héctor Odonis Soto Pérez a dos niñas menores de edad del equipo de clavados de alto rendimiento de la Unidad Deportiva Kukulcán. Con esta recomendación quedaron acreditadas las quejas de las clavadistas contra su profesor, pero también sirvió de base para que de ahora en adelante el IDEY elabore una norma de obligaciones y derechos de los menores. La primera recomendación del ombusdman es que el IDEY inicie un procedimiento administrativo contra Soto Pérez para determinar su grado de responsabilidad en la transgresión de los derechos humanos de la niña S.V.B.M, la segunda es la reincorporación de las niñas S.V.B.M. y A.P.B.M. a sus entrenamientos de clavados que realizaban antes del oficio DAR/DM/552/2019 del 15 de marzo de 2019; tercera, elaborar un ordenamiento normativo que regule los derechos, obligaciones y responsabilidades de los entrenadores de clavados del IDEY; cuarta, crear un protocolo de organización para diferenciar a los atletas de alto rendimiento; quinta, garantizar el derecho a la legalidad y seguridad jurídica de los gobernados, y sexta, impartir cursos de capacitación al entrenador acusado. Vaya, una larga batalla ganada por los padres de las menores.

La candidata a la presidencia municipal de Mérida que renunció al partido que la postuló y en el último minuto se sumó a la campaña del priista Jorge Carlos Ramírez Marín, Karina Pérez Ramos, quiso justificar su deserción del Verde Ecologista con larga explicación en su cuenta de Facebook, pero en síntesis dijo que abandonó a ese partido porque no le dio dinero para su campaña. Ella y su familia tuvieron que aportar dinero propio para costear su candidatura. La falta de publicidad y promoción ocasionó que los ciudadanos no conocieran ni siquiera su rostro y menos sus propuestas porque no tuvo espacio en espectaculares ni en los medios de comunicación. Acusó al PVEM de violencia política y aseguró que a pesar de ello hizo su mayor esfuerzo para llegar a la gente; sin embargo, con un sentimiento de injusticia porque otros candidatos del PVEM tampoco tuvieron presupuesto, decidió unirse a Ramírez Marín porque, según ella, al priista lo respalda su trabajo comprobado, sus años de experiencia y además éste se comprometió a llevar a la práctica las propuestas de Karina si ganaba

 

Autocríticas de morenista

Progreseño gana beca de EE.UU.