in

Polémica en el INE

Editorial

La votación sobre nuevos partidos

Jorge H. Aguilar y Castellanos (*)

El viernes pasado se vivió en México un espectáculo muy poco visto o más bien nunca visto: los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) se reunieron en sesión de su Consejo General para discutir y aprobar a Asociaciones Civiles como partidos políticos y así poder registrarlos como tales para que puedan contender con candidatos por algún cargo público en las elecciones de 2021.

Las decisiones que se tomaron durante el Consejo causaron mucha controversia en los medios de comunicación y en las redes sociales durante el fin de semana y la siguen causando, ya que de las siete asociaciones civiles que solicitaron su registro solo una fue aprobada: Partido Encuentro Solidario, que viene a sustituir al que perdió su registro en las elecciones pasadas, el Partido Encuentro Social.

En cambio, a las otras seis Asociaciones les fue negado el registro, pero la que más controversia generó fue la no aceptación de la Asociación Civil Libertad y Responsabilidad Democrática, que nacionalmente se le conoce como México Libre para ser registrado como partido político.

En el caso de México Libre, la decisión de los consejeros fue: cuatro votaron a favor de otorgar el registro y siete votaron en contra.

El problema viene cuando dos consejeros expresan por qué votan en contra, pero en especial uno que dice que su decisión fue por una aplicación que usó México Libre. La aplicación, explicó, no debe usarse para transacciones a partidos políticos. Y tiene razón, lo dice la página de la empresa de la aplicación.

Lo que este consejero pasó por alto es que México Libre no es un partido político sino una Asociación Civil, entonces no podría basar su voto en este término.

En síntesis, el consejero —Ciro Murayama— basa su voto en una confusión de qué es una Asociación Civil y qué es un partido político. Esto es alarmante en un consejero del INE, ya que de los que supuestamente cuidan y hacen cumplir la democracia del país no saben la diferencia entre uno y otro, y aparentemente los otros consejeros se fueron por el mismo camino demostrando ignorancia en diferenciar los términos de la aplicación.

Según ellos, no se puede saber de dónde vienen las donaciones que eran por un millón de pesos a través de esta aplicación, cosa que sí se puede saber a través de los bancos, por las trasferencias y transacciones, porque la aplicación es un intermediario entre la persona y el banco.

También sucedió una situación un poco extraña con la consejera Adriana Favela que, cambió su decisión de última hora para votar en contra de México Libre. Sería bueno saber exactamente qué la llevó a cambiar su voto. Según dijo, se enteró apenas el mismo día de la votación, en el Consejo General, que no se le había dado trámite a una lista de irregularidades en la conformación de esa organización.

Lo grave en este caso es que la consejera Adriana Favela había votado un día antes a favor del proyecto de registrar a México Libre en la Comisión de Prerrogativas, en donde se le consideraba a esta Asociación Civil con los requisitos estipulados por la ley cumplidos.

Este no es un caso finalizado o resuelto aún, ya que Margarita Zavala y el expresidente Felipe Calderón dijeron tajantemente que acudirían al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para impugnar esta determinación de los consejeros del INE.

Estas situaciones y resultados nos hacen meditar si todas las organizaciones políticas son medidas con la misma vara ante las leyes o hay ciertas cosas que no sabemos los mexicanos.

Se debería revisar el rigor con que se trató al Partido Encuentro Solidario, que un día antes no iba a ser aceptado como partido político, por varias inconsistencias, y a México Libre sí se le iba a aceptar como tal.

Después de todo esto, a los mexicanos nos queda un sabor amargo del INE y de qué podría pasar con la democracia de México que tanta sangre y esfuerzo nos ha costado a todos a través de más de dos siglos, que la seguimos construyendo día a día y que no queremos verla desaparecer por el capricho de una o varias personas que estén actualmente en el poder, para perpetuarse en él por varios años.

Esto terminaré en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en uno o dos meses si bien les va, ya que Margarita Zavala y el expresidente Felipe Calderón dijeron que impugnarán lo que consideran absurdas decisiones de los consejeros del INE.— Mérida, Yucatán.

jorgeaguilarcastellanos@gmail.com

Maestro en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid

 

Imposible que el PIB crezca 4.6%, asegura el PRI

El Ayuntamiento hace precisiones sobre dos salarios