in

Profesores en pie de lucha por mejor educación

Deficiencias que plantean desafíos

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

Durante décadas hemos arrastrado rezagos y serias deficiencias en el sistema educativo. Sin embargo, no se han aplicado acciones en serio que lleven a elevar la calidad de la educación; ni las famosas reformas educativas sexenales han rendido los frutos deseados.

La responsabilidad educativa de las nuevas generaciones es de todos. No podemos dejar que estos males avancen y sigan causando estragos en el conocimiento, creatividad, habilidades y talentos de los alumnos.

Deficiencias

Una vez más se dan a conocer las deficiencias que existen en la lectura y matemáticas en los alumnos de la Península yucateca. Es para preocupar que 8 de cada 10 niños de tercero de primaria no comprendan lo que leen y 4 de cada 10 alumnos de bachillerato no puedan resolver operaciones matemáticas de cuarto grado de primaria.

Estos datos críticos fueron resultados de la Medición Independiente de Aprendizajes (MIA), a partir de la investigación realizada en la Península el año pasado por la Universidad Veracruzana y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.

Rezagos

Pero estas deficiencias se arrastran de un nivel a otro y muy poco se superan. Es decir, en este estudio, cuya muestra fue de 3,400 alumnos, entre siete y 17 años, se refleja también que un 70.7% de los estudiantes de primaria no pudieron leer en voz alta un texto sencillo de segundo grado, tampoco el 27% del sexto grado y el 35.8% de alumnos de este grado no comprendieron lo que leyeron.

Asimismo, aunque en menor porcentaje, 19.6% de los estudiantes de secundaria y 6.5% de bachillerato no pudieron comprender el texto de segundo de primaria, y un 8.2% de alumnos de tercero de secundaria no la pudieron leer en voz alta.

Importancia de leer

La deficiencia en la comprensión lectora es preocupante porque el alumno arrastrará este problema en los demás grados y cada vez se le dificultarán los aprendizajes de las otras materias. De esta manera irá reprobando, ausentándose y al final desertará por las dificultades que se le presenten.

No se le ha dado la importancia debida a la lectura, ni en el hogar, ni en la escuela. Se piensa que es pérdida de tiempo leer un tiempo en el aula y discutir lo leído. En las casas muy poco se lee y los padres no buscan el tiempo para compartir una lectura con los hijos. Se acabaron aquellas noches en que los niños emocionados pedían que papá o mamá les leyera un cuento.

En la actualidad, niños y adultos están absortos en los avances de la tecnología como las nuevas televisiones y los teléfonos celulares. Un niño de primaria y secundaria, así como muchos padres de familia, prefieren invertir horas y horas en su celular, en los videojuegos, computadora o mirar la TV que leer un libro.

Las matemáticas

Entramos a la primaria con el estigma de que las matemáticas son difíciles y más si los profesores nos las convierten en un dolor de cabeza. De esta manera al paso del tiempo las rechazamos y les tememos.

En Yucatán un 65% de alumnos de tercer grado de primaria no pudo resolver problemas de matemáticas de segundo grado; no lo logró tampoco un 38% de sexto grado; ni un 31% de los alumnos de tercero de secundaria, ni el 13 % de alumnos del bachillerato.

Esto sorprende y vemos que el rezago se arrastra en los diferentes niveles y sigue hasta el final de la carrera profesional. De esta manera son muchos los profesionales que tienen dificultades con las matemáticas y la lectura. No se ejercita la mente con los números y operaciones simples porque se utiliza la calculadora, tampoco se lee porque se prefiere estar en las redes sociales que abrir un libro.

Buscar soluciones

La tecnología puede ayudar mucho a que los alumnos obtengan la información, pero es necesario que la analicen y den sus opiniones en las aulas y la casa.

Urge que los niños lean en las escuelas no sólo los libros de texto, sino también obras literarias, cada determinado tiempo y de acuerdo con sus edades.

La escuela y los profesores no tienen la varita mágica para lograr una sólida educación y aprendizajes escolares en los alumnos, si no existe una relación estrecha con los padres de familia, y si éstos no ponen de su parte para apoyar a los hijos y ayudarlos también en sus avances y dificultades.

Es importante dejar espacios en el hogar para trabajar con los hijos en la lectura y operaciones matemáticas. Es necesario que los libros entren al hogar para que los niños se relacionen con ellos. Leerles un cuento, contarles historias para que luego lean, comprarles un libro cada quince días pueden ser caminos para que los pequeños adquieran el gusto por la lectura.

Los profesores están en pie de lucha en la docencia para luchar en contra de esas deficiencias, pero necesitan el apoyo de los padres de familia y autoridades en general.

Centros de lectura

Hay que convertir las aulas en centros de lectura, análisis y discusión, que los rincones de lectura y las bibliotecas se activen para acercar a los alumnos a los libros y desarrollar el gusto por la lectura y las matemáticas.

La educación de las nuevas generaciones es una responsabilidad de todos. Hay que actuar, crear acciones, mejorar las estrategias en las aulas y apoyar a los hijos en los hogares. Hay que rescatar y estimular la creatividad, la inteligencia, los deseos de aprender, las habilidades y los talentos en los niños.— Mérida, Yucatán.

marpero53@yahoo.com.mx

 

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam Aquitani, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra Galli appellantur. Hi omnes lingua, institutis,

Selena Gómez causa asombro en el Festival de Cannes

Cartón de Tony: Un clima de optimismo