in

Que la Japay vuelva al Ayuntamiento

 

Sistema de agua potable y saneamiento de Mérida

Jorge Alfonso López González (*)

Citando al alcalde de Mérida Renán Barrera Concha en la publicación del Diario de Yucatán del 4 de enero de 2019 respecto a recuperar la administración del sistema de agua potable (Japay) como un compromiso fundamental de su gobierno, se harán las siguientes precisiones para ilustrar al lector sobre este importante asunto.

Antecedentes. El alcalde usó la palabra “recuperar” y en efecto eso sería, ya que la transferencia de la Japay al Ayuntamiento ocurrió en febrero de 1988 al principio del gobierno estatal del licenciado Víctor Manzanilla Schaffer, el cual firma en Palacio de Gobierno una concesión con el Ayuntamiento de Mérida para que éste opere la Japay como un organismo municipal (estuve presente en dicha firma). A partir de ese momento la prestación del servicio de agua potable y alcantarillado quedó bajo la jurisdicción municipal. La transferencia no llegó a oficializarse por falta de tiempo ya que tanto el gobernador como el alcalde fueron removidos de sus cargos antes de terminar sus respectivos períodos de gobierno.

El segundo movimiento ocurre en 2004 siendo gobernador del Estado el señor Patricio Patrón Laviada, quien instruye a la administración de la Japay preparar la institución para realizar la transferencia; dicho lo anterior, la Junta presidida por el ingeniero César Bojórquez Zapata y un servidor en la Subdirección Técnica preparan las cosas para el cambio. Por un lado, las plantas de agua, los pozos, los cárcamos de rebombeo, las líneas de conducción y distribución, las plantas de tratamiento de aguas residuales, líneas de drenaje y todo lo que tuviera relación con la prestación del servicio para la ciudad de Mérida formarían el nuevo Sistema de Agua Potable y Saneamiento de Mérida. Por el otro, se formaron dentro de la Japay los Servicios de Apoyo a Municipios, tanto en la parte técnica como social, los cuales estaban enfocados a la creación de la Comisión Estatal de Aguas de Yucatán (CEAY), misma que se encargaría de coordinar los 106 sistemas municipales, así como las inversiones en materia del agua que fueran destinados por la Federación al Estado. Dicha estructura aún permanece en la Japay y es la base para la división, separación, operación y transformación, todo está preparado desde 2004.

Por algún motivo el Ayuntamiento de Mérida no solicitó oficialmente la transferencia; pero ahora se percibe un momento de sintonía entre los gobiernos estatal y municipal para llevar al cabo la entrega del sistema.

Queda claro que para transferir el servicio se necesita de un receptor dispuesto a asumir el reto, el cual ahora existe en la persona del alcalde del municipio de Mérida y desde luego hay temas jurídicos, laborales y financieros que tendrán que solventarse para legalizar lo que hasta ahora está al margen de la ley.

Un aspecto que se ha manejado como el más complejo para llevar al cabo la transferencia corresponde a que las fuentes de abastecimiento del sistema Mérida no se encuentran al 100% en el municipio de Mérida; pero tal complejidad es inexistente ya que las aguas tanto superficiales como subterráneas son propiedad de la nación (Artículo 27 Constitucional) y no de un estado o municipio en particular.

A manera de ejemplo; la capital de la nación, Ciudad de México, tiene entre sus fuentes de abastecimiento el Valle de Lerma localizado en el Estado de México, y el Sistema Cutzamala que se ubica a 124 kilómetros de la ciudad con aguas captadas en los estados de Michoacán y México. El caso más extremo en el país corresponde a la zona de abastecimiento de la ciudad de Tijuana, Baja California, el cual inicia con aguas captadas en el Río Colorado del municipio de Mexicali, y luego de atravesar el municipio de Tecate llega al de Tijuana en un recorrido de 270 kilómetros de tuberías y canales. En nuestro estado, el puerto de Progreso tiene captación de aguas en Sierra Papacal y Temozón, comisarías de Mérida; así como una batería de pozos localizados en el municipio de Chicxulub Pueblo.

Sustento legal. El Artículo 27 Constitucional es el principal sustento legal para la administración del agua en la República Mexicana, y el Artículo 115 Constitucional es el sustento para el ámbito municipal; en este último se establece que cada municipio será el encargado y responsable de prestar los servicios de agua potable, drenaje, alcantarillado y del tratamiento, y disposición de las aguas residuales dentro de su jurisdicción. El estado de Yucatán tiene 106 municipios y en 105 se cumple lo establecido en este artículo menos en el Municipio de Mérida el cual sigue estando bajo la jurisdicción estatal.

Historia. La Japay se funda en la década de los 60 cuando se inaugura la Planta Potabilizadora Mérida 1 y se inicia la prestación del servicio a la ciudad en 1963; en aquel entonces solo Mérida contaba con agua potable. Tiempo después se agregó el Puerto de Progreso con aguas de la misma planta mediante una tubería de conducción que corría paralela a la carretera Mérida-Progreso. Su carácter era estatal. Solo existían dos sistemas y poco a poco las principales poblaciones del estado fueron teniendo sus propios sistemas dependiendo de la Japay. Hoy día todos los municipios del estado cuentan con sus propios sistemas y se rigen con lo que marca la constitución federal; es decir, son sistemas independientes; la Japay no tiene injerencia sobre ellos y solo interviene a manera de apoyo con previa solicitud de su autoridad municipal.

Actualidad. Hoy día y con algunas excepciones, la mayor parte de los sistemas municipales operan con números rojos siendo una carga económica y política; no hay medición del servicio y por consiguiente hay una discrecionalidad en el cobro; las estructuras tarifarias no permiten solventar los costos operativos; el servicio prestado es de baja calidad y casi siempre discontinuo, con instalaciones en mal estado lo que propicia numerosas fugas; en ocasiones no hay cloración y la suma de todos estos problemas provoca el rechazo de los usuarios a pagar debido al mal servicio.

Queda claro que los municipios requieren un coordinador estatal y es por ello necesario que exista una Ley Estatal de Aguas para sustentar y dar personalidad jurídica a la creación de la Comisión Estatal de Aguas de Yucatán, como un organismo rector y normativo a la vez que incluya entre sus funciones la preservación y cuidado del acuífero.— Mérida, Yucatán.

jorgelopezglez@hotmail.com

Maestro titular de Hidráulica e Hidrología. Universidad Marista de Mérida

 

Audiencias en curso

Otro dato para el autoelogio