in

Recomendaciones para vivir con alegría el nuevo año

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

“Año nuevo vida nueva”, reza el viejo y trillado refrán, que suele causar más frustraciones que cambios reales.

¿Por qué será? Tal vez porque intentas cambiar demasiadas cosas a la vez o porque lo que quieres cambiar no es lo que necesitas cambiar o, tal vez, no pones los medios adecuados para no quedarte en el intento.

Lo que es seguro es que solamente tú sabes qué necesitas cambiar.

“Uno, dos, tres… por la adultez” te sugiere un propósito de año nuevo que no sólo no choca con ninguno de los que te hayas planteado, sino que puede ayudarte a alcanzarlos.

Me refiero a “Vivir con alegría”.

Veamos tres recomendaciones que podrían ayudarte a tener en este año una “actitud alegre” ante la vida:

Disfruta lo que haces todos los días. El desánimo y la tristeza suelen aparecer por una vida monótona y demasiado rutinaria. ¡Sé abierto al cambio!

Acrecienta tu buen humor todos los días. Ve las cosas con buen humor.

Si quieres tener un corazón alegre, no tomes las cosas tan a pecho. ¡Sé humano y sonríe!

Busca espacios para estar contigo mismo y con tu Ser Superior todos los días. Meditar y reflexionar sobre lo que ocurre en tu vida te llevará al cambio. Hablar con Dios todos los días te dará luz y fuerza interiores para ser y hacer algo diferente. ¡Sé espiritual!

Elige una y ¡síguela!

Psicólogo clínico, UVHM. Especialista en envejecimiento y manejo de emociones, MATIA Instituto Gerontológico. Antonio Alonzo aalonzo@crehas.org

 

La portada del día

Rómmel, por éxitos mayores