in

Rubén Osorio Paredes: Detalles sobre los bienes al casarse

edi285 Rubén Osorio
"Derecho para Todos", Por Rubén Osorio

Rubén Osorio Paredes (*)

Ana y Juan han decidido casarse, han elegido el lugar de la celebración, el banquete, los invitados, y la ceremonia. Sin embargo, aún no platican si se casarán por bienes mancomunados o separados, la decisión impactará en lo económico y patrimonial el resto de su matrimonio.

La familia de Ana y ella misma siempre han tenido un patrimonio y medios económicos muy superiores al promedio, caso totalmente opuesto el de Juan, de familia humilde e ingresos económico limitados.

Ella doctora especialista del IMSS; él gana dos salarios mínimos como auxiliar contable en un pequeño negocio de la ciudad. Las diferencias económicas y patrimoniales son grandes.

Quizá Ana y Juan tienen algunas interrogantes que no necesariamente se atreven a decir: ¿Qué régimen patrimonial deben de elegir? ¿Cuál le conviene a Ana? ¿Cuál le conviene a Juan? ¿Cuál conviene económicamente más? ¿Qué pasa con los bienes que heredarás?

Pues bien, el régimen patrimonial del matrimonio se refiere al conjunto de disposiciones que regirán la relación de los cónyuges respecto de los bienes adquiridos durante el matrimonio. Pero, ¿en qué consiste cada uno?

Compartido

Sociedad conyugal (lo tuyo es mío, lo mío es tuyo). Los bienes que la integran constituyen un patrimonio que le pertenece a ambos. Dado lo anterior, si eliges este régimen patrimonial podemos decir que todos los bienes que adquieras en adelante serán en partes iguales tuyo y de tu cónyuge. Aún y cuando al comprar en la escritura “solo aparezca” tu nombre. Pues al vender necesitarás forzosamente de la firma o autorización de tu esposo(a) para realizar dicha operación. Igualmente, constituida la sociedad conyugal cualquiera de los cónyuges debe responder por las deudas contraídas.

Ahora bien, lo adquirido vía donación, testamento o herencia no entra dentro de la sociedad conyugal. Es decir, solo te pertenecerá a ti. Lo mismo ocurre con aquellos bienes que compraste antes de casarte

Ejemplo práctico. Si durante el transcurso de un matrimonio en sociedad conyugal se adquirió una casa, y resulta que fallece la esposa, el estatus legal de dicho bien inmueble es que se encuentra intestado al 50%. La razón es que aún y cuando dicha propiedad la haya adquirido el esposo, lo cierto es que el bien inmueble entró a formar parte de la sociedad conyugal desde que se compró, es decir, le pertenecía a ambos. Por lo que un 50% de dicha propiedad se quedó sin dueño al fallecer la esposa. Por lo tanto hay que realizar un juicio sucesorio para determinar quienes son los herederos del otro 50%.

De cada quien

Separación de bienes (lo tuyo es tuyo, lo mío es mío). En cuanto a este régimen, ambos cónyuges serán considerados como dos extraños al momento de adquirir bienes. Es decir, lo que uno de ellos adquiera no será parte del patrimonio del otro, lo adquirido por uno de los cónyuges es independiente del otro. Cada quien responde por sus propias deuda y adquisiciones.

Estimado lector, al momento de casarse es importante pensar en lo que viene después de la celebración: la construcción del patrimonio, el modo de administrar los bienes futuros y los ingresos monetarios. Es por ello que elegir el régimen patrimonial por el cual te casarás es de vital importancia. Por ello es responsabilidad de cada pareja encontrar una manera sana y justa para manejar las finanzas en el matrimonio.

La clave está en buscar una en la que la que ambos cónyuges se sientan cómodos y así reducir en lo posible los conflictos conyugales.

Recuerda que puedes consultar ésta y muchísima información más en todas mis redes sociales. ¡Hasta la próxima!— Mérida, Yucatán

juridicofacil@hotmail.com

Ruben Osorio y asociados

Instagram: rubenosorio82

Doctor en Derecho; titular del Despacho Rubén Osorio & Asociados

Vuelca y deja su vehículo

Cartón de Tony: Seguidor confeso