in

Seguirá pagando cuentas

Lección ¿aprendida?

Mario Benjamín Valadez Meraz (*)

Humillantes fueron las burlas del general Plutarco Elías Calles, expresidente de México y fundador del Partido Revolucionario Institucional, luego de solicitar una gallina a la que agarró fuerte con una mano y con la otra empezó a desplumarla.

Desesperada por el dolor, la indefensa ave intentó escapar, mas no pudo. Una vez que le quitó todas las plumas, el general se dirigió a sus ayudantes y secretarios: “Ahora observen lo que sucederá”. La puso en el suelo y se alejó un poco, tomó un puñado de trigo y sus colaboradores observaron asombrados cómo la gallina, asustada, adolorida y sangrando, corría por todos lados detrás del gobernante, mientras éste regaba el alimento.

Entonces dijo: “Así de fácil se gobierna a los estúpidos. ¿Vieron cómo me persiguió la gallina a pesar del dolor que le causé? Así es la mayoría de los pueblos, persiguen a sus gobernantes y políticos a pesar del dolor que les causan, por el simple hecho de recibir un regalo barato, una promesa estúpida, algo de comida para uno o dos días”.

Lección sin duda asimilada a la perfección por los priistas, porque por más de 70 años sus gobiernos se la pasaron “desplumando” a todas las gallinas. Pero como “no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo aguante”, las gallinas (el pueblo) con quien nos comparó el general Elías Calles, cansadas de tantas injusticias y ultrajes, optaron por castigar a los opresores (PRI) quitándoles el poder.

Hoy, no obstante que ese partido vive el peor desprestigio político de toda su historia, la exgobernadora de Yucatán Ivonne Ortega Pacheco, como si nada hubiera ocurrido, olvidando que gracias a su deplorable administración el PRI perdió la gubernatura del estado en 2018, se presenta como redentora para “revivir” a su partido. Ambiciones que a estas alturas no sorprenden a nadie porque esa ha sido su forma de conducirse para llegar al poder.

Me tacharán de antipriista, pero sus sueños de grandeza personifican un insulto a todos los militantes honestos que aún permanecen dentro del partido, porque su administración fue denunciada por Central 9 la Unidad de Investigación de Grupo Megamedia, por desvíos al erario a través de empresas fantasmas.

¿Con qué calidad moral ambiciona ese cargo quien dañó la imagen política del partido en el estado?

Si son tantas sus convicciones de “servicio y honestidad” que empiece por aclarar dónde están y por qué su gobierno desvió 505,6 millones de pesos del ISR retenido a trabajadores estatales, mismos que no declararon a la SHCP porque fueron condonados por el SAT.

¿Y los $2,100 millones de cuotas del Isstey que fueron descontadas a los trabajadores y nunca se entregaron a ese Instituto?

Es sorprendente que en tiempos de crisis política por los que atraviesa el PRI los priistas sigan siendo manipulados como “borregos” con discursos de doble moral.

Solo así se interpreta la desatinada y hasta risible petición que la señora Ortega Pacheco hizo a su contendiente Alejandro Moreno Cárdenas para que transparente los recursos con los que construyó su “mansión” en la ciudad de Campeche.

Parece que la exgobernadora de Yucatán olvida un pequeño detalle: la contienda es por la presidencia del partido, no por “quién” es el más corrupto.

No quiero ser ave de mal agüero pero el PRI cavó su propia tumba porque habiendo tenido entre sus filas al doctor José Ramón Narro Robles, exrector de la UNAM quien además de ser un priista honesto, sin cola que le pisen, y tener el aval de infinidad de priistas para ocupar la presidencia nacional del partido, renunció después de casi cinco décadas de militancia.

No solo causó un cisma político, sino una fisura difícil de sanar en virtud de que era el único militante sin antecedentes de corrupción que hubiera rescatado al PRI del peor desprestigio político de toda su historia.

Si el PRI es repudiado por la mayoría de los mexicanos es gracias a la terquedad de sus dirigentes nacionales que no solo no pusieron un enérgico “alto” a todos los actos de corrupción, sino que no expulsaron a esa bola de priistas corruptos que los perpetraron.— Mérida, Yucatán.

mariovaladez_48@hotmail.com

Contador-auditor. Exasesor de gobiernos emanados del PRI

 

Los Leones caen ante los Piratas en el primer partido

Carmen Miranda