in

Sistema de salud

Con lo que cuenta Yucatán

Alejandro Legorreta (*)

“El COVID-19 nos está recordando qué tan vulnerables somos, qué tan conectados estamos y qué tanto dependemos de los otros” —Tedros Adhanom, director general de la OMS

Cada vez contamos con más información sobre el comportamiento del Covid-19 en México y podemos sacar mejores conclusiones. ¿Qué sabemos al día de ayer? Que Quintana Roo y la Ciudad de México son las entidades con mayores tasas de contagios (# casos / total de población), que Yucatán también entra en ese top 10 y que lamentablemente ya van tres fallecidos por Covid-19 en nuestro estado.

Estamos ante un problema mayor, y es hora de analizar el estado del sistema de salud yucateco que se enfrenta a esta pandemia. Veamos los datos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social (2017) realizada por el Inegi, 86.5.% de los yucatecos están afiliados a algún servicio de salud pública (IMSS, Issste, Seguro Popular, etc.), una cifra cercana a Chiapas (86.9%), Oaxaca (86.2%) y no muy lejana a Chihuahua (90.6%), la entidad que registra un mayor porcentaje de población afiliada. Este es excelente dato, porque quiere decir que la mayoría tenemos acceso al sistema de salud.

Por otro lado, de acuerdo con cifras de Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en 2018 los gobiernos federal y el local gastaron 7,475 pesos en la salud de cada habitante del estado y cada yucateco gastó de su propio bolsillo 1,896 pesos. Otro buen dato: en gasto público per cápita es que somos el sexto estado que más gasta en salud (un buen sitio, pero lejano a Aguascalientes, el primer lugar, donde las autoridades gastan 25,641 pesos anualmente). En el gasto realizado por los propios habitantes ocupamos el lugar 13, cerca de Sonora y Zacatecas, donde cada habitante gasta 1,940 y 1,892 pesos anualmente.

Eso en cuanto a gasto y cobertura. Ahora: ¿en qué condiciones se encuentra ese sistema de salud del que depende la mayoría?

De acuerdo con el último Diagnóstico General del Sistema Nacional de Salud, en Yucatán tenemos menos de tres unidades de hospitalización por cada 100 mil habitantes, como Chiapas y Jalisco, y menos del promedio nacional, que es de cuatro. Sólo disponemos de 10 camas de hospital por cada 10 mil habitantes, como Baja California Sur y Chihuahua (cuando la recomendación de la OMS es de 18).

Por otro lado, tenemos casi seis quirófanos por cada 100 mil habitantes, sólo por arriba de Nayarit y Chiapas, que tienen cinco; y en Yucatán hay 11 médicos especialistas por cada 10 mil habitantes, cerca del promedio nacional, que es de 13, pero muy lejos de Nuevo León, el estado con más especialistas, que tiene 41 por cada 10 mil habitantes. Es decir, nuestro sistema de salud tiene límites muy específicos.

Una buena noticia en términos de infraestructura es que en nuestro estado está nada menos que uno de los tres hospitales calificados como los más eficientes por la Secretaría de Salud federal en su Evaluación del desempeño hospitalario: el Hospital Regional de Alta Especialidad, que todos conocemos.

El segundo dato alentador es que 9 de cada 10 personas contagiadas por el Covid-19 no necesitarán ser hospitalizadas y sólo uno o dos de cada 10 (principalmente adultos mayores o personas con enfermedades crónicas) necesitarán permanecer internados por tener una enfermedad respiratoria que se prolongue.

Este es el contexto de nuestro sistema de salud. Pero recordemos que ante brotes de contagio masivos no hay sistema de salud en el mundo que pueda recibir a tantos enfermos. La clave, aquí en nuestro querido Yucatán como en el resto del país y del mundo, está en prevenir esas infecciones, o bajar el ritmo de infecciones, en lo que llaman aplanar la curva de contagios.

Para esto la autoridad estatal ha sido muy contundente: quédense en casa. Tampoco asistan a eventos masivos. Sean responsables no solo con su cuerpo sino con la capacidad de contagio a los otros. La historia nos está poniendo un reto importante, y la prevención será fundamental para evitar una tragedia. Pongamos de nuestra parte.

En menos de 280 caracteres: Arriba, Estados Unidos sufre una de las crisis más agudas en el mundo. Y, abajo, la crisis en América Latina ha entrado en una nueva fase (con casos críticos en Ecuador, Chile y Brasil). Es abril y todavía ningún país de la región ha logrado aplanar la curva.

Nota: Comparto las fuentes de los datos usados en este artículo, toda vez que es importante sustentar de dónde viene la información:

1. Evaluación del desempeño hospitalario: https://www.gob.mx/salud/documentos/evaluacion-del-desempeno-hospitalario?state=published.

2. Informe sobre la salud de los mexicanos: https://www.gob.mx/salud/documentos/informe-sobre-la-salud-de-los-mexicanos-2016-116713?state=published.

3. Evaluación de los Fondos de Aportaciones Federales que coordina la Secretaría de Salud (Ramo 33): http://www.dged.salud.gob.mx/contenidos/deppes/Fassa2020.html.

4. Reporte de muertes por COVID-19: https://www.gob.mx/salud/documentos/coronavirus-covid-19-comunicado-tecnico-diario-238449.— Mérida, Yucatán.

a@opciona.mx

@alegorreta

www.opciona.mx

www.alejandro legorreta.com

Empresario

Síguenos en Google Noticias

Campeche suma 14 casos confirmados de Covid-19, tres hospitalizados

Un portugués de 100 años de edad vence al Covid-19