in

Tour para generar confianza

 

Carlos Loret de Mola (*)

No puede hablarse de ninguna crisis en Pemex durante el actual sexenio sin poner en contexto. Enrique Peña Nieto entregó Pemex como la empresa petrolera más endeudada del mundo, con más de 2 billones de pesos de deuda. Su gestión fue desastrosa. Andrés Manuel López Obrador la recibió al borde del precipicio… y la ha ido empujando para que caiga. Aplica perfectamente el dicho de: si estaba sostenida con alfileres, ¿para qué se los quitan?

Financieros de Pemex y de la Secretaría de Hacienda del actual gobierno federal realizaron una gira por Nueva York (road show, como se le conoce en el argot del dinero), organizada por el banco multinacional Barclays. Se reunieron con inversionistas y analistas del sector para presentarles su plan de gestión en Pemex, para tratar de convencerlos de que confíen en lo que viene para Petróleos Mexicanos con la Cuarta Transformación.

Fue un fracaso estrepitoso. Les fue tan mal que incluso el codirector de Inversiones de uno de los fondos más grandes del mundo, Stone Harbor, que tiene los bonos de la paraestatal mexicana, en una entrevista con la agencia Bloomberg posterior al encuentro en Nueva York, de plano pidió la renuncia del director de finanzas de Pemex, Alberto Velázquez.

Según el mismo cable, los analistas de Nomura Holdings y de Jeffries hicieron pedazos a los funcionarios mexicanos: “Carecen de una estrategia”, “no impresionaron a nadie”, “están desconectados de lo que percibe el mercado”, “podemos esperar que les bajen la calificación”, “muchas cosas siguen sin estar claras”, “no dieron una explicación creíble”, “decepcionantes”, “más cercanos a Guatemala que a Colombia”, fueron algunas de las frases con las que describieron las reuniones reporteadas por Bloomberg y Redd Latam.

El tour de los financieros de la 4T para generar confianza en Pemex… terminó generando desconfianza.

Su mal desempeño se plasmó de inmediato en los mercados: la tasa de interés de los bonos de Pemex subió casi medio punto porcentual. ¿Qué quiere decir esto? Que Pemex va a tener que pagar más intereses. ¿Y de dónde saca su dinero? Es dinero de todos los mexicanos. ¿A cuánto dinero equivale este medio punto porcentual, considerando el tamaño de la deuda de Pemex? Si consideramos que la deuda de Pemex es de más de 2 billones de pesos, el road-show costó a México cosa de 10 mil millones de pesos.

En un par de reuniones en Nueva York, Pemex perdió el doble de lo que se ahorró en dos semanas de sacrificio ciudadano contra el “huachicoleo”.

Pemex está aún más al borde de que le bajen la calificación crediticia y con ello México pueda perder el grado de inversión, lo que sería una pésima noticia para la economía mexicana y para el presidente Andrés Manuel López Obrador. Ojalá no suceda, pero si sucede, la clave va estar en saber cómo responde el Presidente: si trata de mandar las señales adecuadas para rectificar como lo han hecho gobiernos de izquierda moderna o se instala en un discurso tipo bolivariano de conspiraciones internacionales.

Saciamorbos

El Presidente dice que el periódico “Wall Street Journal” no es serio.— Ciudad de México

Conductor del noticiario matutino “Despierta”

 

Lesionado en Sitilpech

Sólidas promesas de postcampaña