in

Transporte rebasado

La movilidad en Mérida

David Milán Cabrera (*)

El presente artículo es un resumen de una propuesta para la mejora de la movilidad en Mérida; el documento en extenso puede consultarse en la liga:

“La innovación en la planeación de la movilidad” se sustenta en sus tres objetivos principales: 1) mejorar la movilidad mediante un corredor de movilidad funcional; 2) aprovechar la eficiencia del transporte para disminuir la segregación entre las zonas marginadas y las zonas privilegiadas, y 3) detonar el desarrollo económico, social y urbano aprovechando la renovación urbana requerida y la vocación turística de la ciudad.

La Zona Metropolitana de Mérida ha presentado en los últimos años un importante desarrollo demográfico y económico con el cual rebasó el millón de habitantes en el año 2010 y actualmente es considerada como una de las ciudades de mayor calidad de vida en el país.

Sin embargo, la evolución de su sistema de transporte se ha quedado estancada, ya que presenta la misma estructura predominantemente radial, lo cual es poco eficiente, ya que eleva los costos de operación y los tiempos de traslado; ocasiona una multiplicidad de problemas urbanos en el Centro Histórico y duplica el costo para el usuario.

Además, las condiciones de operación de las rutas y la infraestructura vial no son las adecuadas. Estas deficiencias han llevado a un incremento del uso del automóvil, con lo que se tiene un parque vehicular de cerca de 400,000 vehículos al año 2010, que se duplicará en solo 16 años, lo que colapsará las vialidades.

Conocer la realidad de la segregación social es fundamental para comprender por qué se originan los viajes y en dónde se localizan los destinos. La ciudad presenta una heterogeneidad espacial dada por las desigualdades socioeconómicas, la concentración de población, la ubicación de las fuentes de empleo y la dispersión del equipamiento. Estas desigualdades espaciales dan como resultado la generación de viajes por la necesidad de satisfacer los requerimientos de la población de las zonas habitacionales de las áreas marginadas hacia las zonas con concentración de servicios y empleos. El problema se incrementará por la expansión de la ciudad hacia el norte, intensificando el modelo de la periferia expandida con dependencia del centro.

El gobierno estatal elaboró el proyecto del Sistema Integral de Transporte Urbano, el cual basó sus propuestas en una encuesta origen – destino. El proyecto plantea mejorar el transporte mediante una serie de obras urbanísticas menores, la reestructuración de las rutas, mejoras en el funcionamiento operativo y el establecimiento de nuevas rutas. Sin embargo, el proyecto nunca se concluyó quedando solo en sus inicios.

Este plan es necesario para la mejora del transporte. Es importante enfatizar que la planeación se basa únicamente en datos de trayectos, por lo que no considera la realidad del problema social y continúa siendo un modelo predominantemente centralizado.

La propuesta integral de movilidad se basa en un Corredor (Norte – Oriente) de transporte masivo, ciclista y peatonal —conectado mediante dos ramales al Centro Histórico—, el cual genera dentro de su área de servicio el 35% del total de los viajes. Para la correcta operación de las unidades de alta capacidad se requiere una multiplicidad de obras urbanísticas.

El corredor beneficiará a 370,000 habitantes enlazando 75 puntos de interés de alta afluencia; reducirá costos de operación y tiempos de traslado; disminuirá los problemas del tráfico especialmente en el Centro Histórico; mejorará la imagen urbana y la infraestructura peatonal y ciclista; fomentará la revalorización, la redensificación y la terciarización del suelo; acercará a la población marginada a los servicios y fuentes de empleo y se creará un espacio público peatonal de vocación recreativa desde el Centro Histórico hasta la zona comercial del norponiente pasando por la estación del Tren Maya y la zona hotelera.

El norponiente de la ciudad concentra gran cantidad de actividades económicas y servicios. Es una zona de alta plusvalía que continúa atrayendo inversiones públicas y privadas. Esto genera una gran cantidad de viajes, que son atendidos por 13 rutas de transporte que presentan múltiples deficiencias en su operación, y sumado con la atracción de vehículos se genera congestionamiento vial en una de las principales arterias, la calle 60 norte.

Para resolver los problemas viales y de transporte en esta zona, se propone el proyecto del Boulevard Calle 60 Norte, el cual consiste en un proyecto urbanístico integral que requiere, entre otras acciones, crear un carril exclusivo de autobuses, una ciclovía y un corredor peatonal arbolado. Este proyecto de imagen urbana tiene un segundo propósito, que es generar continuidad peatonal con el Paseo Montejo y los subcentros turísticos del Centro Histórico y la zona comercial del norponiente.

Para este proyecto se propone un esquema innovador que permitirá el autofinanciamiento (continuará).— Mérida, Yucatán.

Ingeniero egresado de la Uady; cursa una maestría en Planeación Territorial en el Instituto Politécnico Nacional.

#Dices, iniciativa de la Coparmex para el diálogo

Chicxulub, sin agua potable