in

Trasplante de cabeza, ¿un mito o realidad?

El doctor Sergio Canavero desea realizar un trasplante de cabeza

 

Salud y Vida

Yeusví Maley Flores Cazola (*)

En un mundo donde la ficción se confunde con la realidad, la medicina de película se convierte en un cotidiano. Aquellas complicadas cirugías que solo eran concebidas por directores de arte, hoy son parte de la larga y usual lista de programación quirúrgica.

El reemplazo de órganos disfuncionales es hoy día una posibilidad tangible que permite soñar y dirigir las expectativas a zonas inimaginables. Así lo demuestra el neurocirujano Sergio Canavero, quien mantiene a toda la comunidad médica a la expectativa de saber si su tan anhelado trasplante de cabeza se llevará al cabo y cuál será el resultado del mismo.

Para muchos, una ficción; para otros, una transgresión a lo natural; no podemos negar que la sola concepción de una idea tan vanguardista, remueve los fundamentos éticos, médicos y sociales de toda una generación que por futurista que parezca, aun experimenta una evolución sociocultural y digital disrupta.

Los avances médicos nos brindan oportunidades de mejorar nuestra calidad de vida, de poder ayudar a otros a partir de la donación de los órganos y tejidos de quienes la vida, ha decidido dejen de acompañarnos en el plano físico. Los trasplantes representan un abanico de opciones terapéuticas tan basto, como la propia anatomía del ser humano; y al igual que todos los ramos médicos, evoluciona día a día a una velocidad inesperada y con resultados positivos comprobados.

Qué tanto un trasplante de cabeza o, mejor dicho, un trasplante de cuerpo aporte a la ciencia médica y a la sociedad en general es una interrogante que esperamos con ansias sea resuelta en breve; mientras tanto, seguiremos disfrutando de una medicina futurista que, por fortuna, es una realidad que se encuentra al alcance de todos.

Doctora. Facebook, YouTube, Instagram y Twitter @DraYeusviFlores; página web: www.drayeus.com y drayeusviflores@gmail.com

 

Pasajeras de una plataforma digital terminan heridas

Cartón de Tony: Publirrelacionista Power