in

Tunkul Político: «12 meses de dimes y diretes, de todo un poco como en botica»

Seleccione para escuchar: «Tunkul Político: «12 meses de dimes y diretes, de todo un poco como en botica»

Por Sac-Nicté

¡Hola amables lectores! Semana de cierre de año la que terminamos. Los Tunkules Amigos se la pasaron haciendo un repaso de los acontecimientos de los últimos 12 meses, pendientes por cualquier evento y haciendo llegar sus acostumbrados y rítmicos mensajes, por lo que sin más preámbulos pasamos de una buena vez ¡A darle!

Llegamos a las últimas horas del año 2019, un año bastante movido en los asuntos de la administración pública y en los ámbitos social y político; 12 meses de dimes y diretes, de críticas y réplicas, de polarización, de visiones diversas, de claros y oscuros, de memisas, de notas falsas, de preeminencia de las redes sociales, de álgida comentocracia, de esperanzas, desilusiones, de todo un poco como en botica.

En el ámbito nacional fue un año ajetreado, con la puesta en marcha de un buen número de programas sociales que llegan a los beneficiarios de manera directa y las consiguientes protestas de diversas agrupaciones que vieron terminar su etapa de intermediarias, con la centralización de un buen número de asuntos y operación administrativa, con renuncias de funcionarios de mandos altos, con denuncias y acusaciones de diferente índole, con las dos Cámaras del Congreso de la Unión convertidas en ring para las discusiones y en arena para los acuerdos y negociaciones, con una violencia imparable en un buen número de entidades federativas, con señalamientos, réplicas y contrarréplicas, con opiniones encontradas por el manejo de las relaciones internacionales.

En el xtokoy solar, el año que termina igualmente estuvo movido, pues el tropel de despidos de trabajadores de las dependencias gubernamentales al inicio del año marcó la ruta que seguiría la administración estatal recién estrenada. Llegaron de inmediato los anuncios rimbombantes, los viajes al extranjero, el derroche del erario en eventos parafernálicos, la contratación de más deuda pública, una campaña publicitaria exagerada e invasiva, encuestitis a modo, presunción de premios que nadie informa cómo se obtuvieron, retraso en el pago de salarios a un buen número de trabajadores, tejido de mantos de complicidades, simulaciones al por mayor, opacidad y falta de rendición de cuentas.

Antes de lo que se esperaba se hicieron presentes las quejas y protestas públicas, lo mismo de empleados despedidos, que de ejidatarios, pescadores, ganaderos, jubilados, e integrantes de diversos sectores poblacionales.

Los últimos tres meses del año han sido de antología, pero con dos temas sobresalientes: el primero fue el intento de cambiar las jubilaciones del ISSTEY de salarios mínimos a UMAS, seguido de un recorte arbitrario a las pensiones en vigencia y el anuncio de que ese Instituto está en quiebra, pero sin llevar a cabo ninguna denuncia contra quienes resulten responsables del desfalco a esa dependencia.

Para cerrar con la cantaleta de que el gobierno federal recortó 3,860 millones al presupuesto que corresponde al estado para el próximo año, recorte que nadie ha podido explicar en qué rubros se realizó, pues en la Ley de Ingresos para el 2020, recientemente aprobada por el Congreso local, se establece que la aportación federal es 500 millones más elevada que la del año que termina.

¡Ah! pero con ese argumento, en esa misma Ley se elevan los impuestos y derechos estatales y utilizando el tucho de la seguridad, se crean otros nuevos que por obviedad afectarán la precaria economía de la mayor parte de las familias yucatecas. ¡Qué tal!

En el ámbito municipal tampoco se cantaron mal las rancheras, pues como sus leyes de hacienda fueron aprobadas en paquete, poco a poco van saliendo a la luz pública los aumentos al pago de impuestos y derechos municipales para el año venidero: predial, licencias de construcción, permisos comerciales etc.

Así se cierra el año 2019 en los  ámbitos del poder ejecutivo de los tres órdenes de gobierno.

Pero los Tunkules pese al panorama se mantienen optimistas, pues en sus mensajes comentan que el 2020 será un año propicio para fortalecer nuestra ciudadanía ejerciendo nuestro derecho a exigir cuentas claras y resultados favorables a la sociedad. Vamos a ver, dijo un ciego…

De igual manera, todos los Tunkules le hacen llegar a usted amable lector, sus mejores deseos de que el año que estamos por iniciar sea pletórico de salud, logros, desarrollo y óptima calidad de vida para usted y su familia; que estos días sean de disfrute, de afecto, de reflexión y que tenga sobradas razones para que en su rostro siempre esté presente una sonrisa. ¡Muchísimas felicidades!

Y como nos está invadiendo el sentimentalismo y la emotividad, mejor aquí le paramos. Manténgase pendiente de los acontecimientos y no olvide que ¡Nos leemos el próximo año! Mérida, Yucatán, a 30 de diciembre de 2019

Síguenos en Google Noticias

Conflicto en Bolivia

Diplomáticos bolivianos son expulsados de España

Un tractocamión robado fue recuperado en Toluca (Foto tomada de @edomexaldia)

Recuperan vehículo robado, llevaba $284,000 en botellas de agua