in ,

Un arranque vertiginoso

El Rincón del Maloso

Moisés Cituk Hernández (*)

Qué primera semana nos regaló la temporada 2018-19 de la NFL. Hubo de todo. Un empate, un regreso épico, una paliza despiadada y algunas sorpresas.

Ah, y ganaron los Patriotas, con Tom Brady lanzando tres pases de anotación ante unos imberbes Texanos de Houston, que muchos aún ven como el “caballo negro” de la Conferencia Americana… no lo creo. Déjeme decirle que si usted odia al “12” de Nueva Inglaterra, tendrá que esperar por lo menos un año más para verlo caer. El domingo se vio muy bien.

En Cleveland, en medio de una lluvia torrencial, los Cafés cortaron una racha de 17 derrotas que databa de diciembre de 2016, así como una seguidilla de 13 años cayendo en la semana 1. ¿Cómo lo lograron? Empatando. Qué cosas con esta franquicia. Pero la igualada tuvo su mérito, puesto que se levantaron de un 21-7 en contra para mandar el encuentro a tiempo extra. Dicho esto, ¿pudieron ganar en el tiempo regular? Sí. ¿Fallaron un gol de campo en la prórroga? También. En fin, “Browns gonna Brown”.

En tanto, los Cuervos vapulearon 47-3 a los Bills. Joe Flacco dio su mejor partido en mucho tiempo, sabedor de que tiene al pasador novato Lamar Jackson en la banca, un talentosísimo ganador del Trofeo Heisman.

Aaron Rodgers es tal vez el mariscal de campo más talentoso de todos los tiempos —ojo, la palabra clave es “talentoso”— y lo volvió a demostrar al comandar una remontada contra los Osos.

Y para cerrar este pequeño análisis, vale la pena hacer énfasis en las derrotas de Oakland, Dallas y Nueva Orleans. En el caso de Raiders y Vaqueros, por las formas, nos indican dos cosas: sus temporadas serán largas y no apuntan a playoffs; y que tal vez se hayan equivocado en su elección de quarterback franquicia. Por su parte, los Santos cuentan con un ataque fantástico, pero esa defensiva… deja dudas.

@MoisesCituk

moisescituk@hotmail.com

 

Desalojo por fuga

Líderes sindicales ven buen saldo en la gestión estatal