in

Una experiencia de éxito docente

Congreso Kaan Balam 2019

María del Pilar Loroño Maldonado (*)

En fechas recientes se llevó al cabo en el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida el II Congreso Iberoamericano Kaan Balam 2019, con la participación de especialistas, investigadores de procedencia nacional e internacional que se han dedicado en los últimos años a conocer el panorama, rumbo de la educación en este siglo XXI.

Entre otros, estuvieron especialistas como la maestra Patricia Frola Ruiz, mexicana; la doctora Yordanka Mazó Dominico, de Cuba; el doctor Juan Antonio García Fraile, de España; la doctora Edith Cisneros, de Michoacán; la doctora Silvia Mendoza González, de Saltillo, Coahuila; David Tipping, de Estados Unidos, y Rosa Wopert, de la oficina de la UNESCO México.

Fue con una metodología de seminario taller que permitió darle al evento una dinámica de interacción entre ponentes y participantes, que en su mayoría eran docentes directivos y estudiantes de otros estados de la República, como Puebla, Tabasco, México y, con tristeza, muy pocos de Yucatán.

A manera de síntesis, les comparto algunas reflexiones aprendizajes de este congreso iberoamericano.

La doctora Yordanka, especialista en temas de Speaker, docente, couch, consultora, habló sobre el poder de la inteligencia emocional en la educación y sus repercusiones en el mercado laboral que hoy exige profesionales no solamente conocedores de sus disciplinas formativas sino que sepan trabajar en equipo, que sean asertivos en la toma de sus decisiones, empáticos, con tolerancia a la frustración, resilientes, y con actitudes, conocimientos, procedimientos y haceres que se consiguen con un equilibrio emocional.

Mi reflexión en ese sentido es que pareciera que nuestra formación está provista de una desesperanza aprendida en este siglo, que nos entorpece el avance y desarrollo hacia la urgente innovación en los espacios educativos y formativos.

Para aprender a vivir en la incertidumbre garantizada de una paz interior tendríamos que reconocer y gestionar nuestras propias emociones y las de los demás, tanto individualmente como en grupo, emociones de orden corporal, mental y espiritual. De esa manera podríamos estar construyendo una educación de éxito.

La maestra Patricia Frola, autora de varios libros sobre innovaciones pedagógicas para el docente del siglo XXI, hace recomendaciones para que el docente pueda innovar su trabajo áulico. Algunas que más llamaron mi atención son como tendencias mundiales: la inclusión, la diversidad, la equidad y la convivencia. Se repite la inteligencia emocional.

Esto nos lleva a la práctica de una autonomía curricular, el aprender con experiencias autorreguladas, colaborativas que necesariamente nos llevan a una educación humanista.

Esta autora nos menciona que los cambios curriculares tendrían que ser planteados desde una perspectiva de innovación, transformación e investigación. Esto significa que no basta con los cambios de modelo del programa currículos que se hacen hoy en la educación si eso no se complementa con un proyecto educativo visto desde fuera de lo que institucionalmente nos dan como obligación.

Cinco pilares

Jacques Delors nos plantea para la educación cinco pilares a desarrollar en los estudiantes: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir, aprender a ser. En este siglo hablar de pilares de la educación significa e implica tener una visión geopolítica, dirigida a desarrollar en los estudiantes una sensibilidad inteligente, saber más de un idioma, el emprendimiento (palabra que viene del francés que significa aviéntate).

Para el docente implica la pasión de enseñar y aprender, la acción y el efecto del trabajo, “lo que amas, lo que te gusta, lo que te atrae, el ejercicio de una vocación”.

Continuando con esta experiencia de éxito docente, les menciono que las conferencias magistrales estuvieron a cargo de los siguientes investigadores: doctor Rodolfo Bello Nachón, en el tema Retos de la Educación ante el siglo XXI; el licenciado Fernando Valenzuela M., el doctor Juan de Dios Pineda, que habló del arte de la educación superior en un mundo global; la doctora Silvia Miracy Pastro Fiad, que se refirió a los saberes que son necesarios para una buena docencia.

Estamos preparados

Comparto también esta reflexión para quienes nos dedicamos a la educación: ¿Qué retos, cambios e innovaciones nos depara el futuro? ¿Estamos preparados para enfrentarnos a estos retos y desafíos? Las máquinas nos sustituirán, tendremos que dejar de ser nativos en uso de las tecnologías y usarlas como un lenguaje de comunicación.

La educación deberá estar orientada a desarrollar una inteligencia múltiple sensible, solucionadora de problemas de vida, amantes de los ambientes naturales, de la cultura.

Me gustaría recomendar a todas y todos los que nos dedicamos a la educación estar siempre atentos a estos eventos que organizan sociedades civiles interesadas en la mejora educativa que en su mayoría presentan proyectos integrales, holísticos, de actualización y formación, como lo fue este congreso iberoamericano.— Mérida Yucatán.

maestrapili2010@hotmail.com

Licenciada en Educación Básica por la UPN Unidad 311 Mérida

 

Un muerto y 11 heridos deja balacera en cervecería de Playa del Carmen

Cartón de Tony: Árboles que crecen torcidos