in

Una tradición muy nuestra

Foto: Megamedia

La lucha libre, mi otra pasión

Héctor Alejandro Castañeda Ramírez (*)

Siempre he creído que la lucha libre debe ser reconocida como un arte a nivel nacional, no solo por su increíble representación de la batalla del bien contra el mal, sino también porque desde hace muchos años es una tradición en nuestro país.

Recuerdo cuando era niño y mi padre me llevaba a la Arena México, en mi natal Ciudad de México. Estábamos pasando por una época increíble en el arte del pancracio nacional, mejor conocida como la “Edad de oro” de la lucha libre mexicana, viendo a grandes leyendas como Perro Aguayo, Sangre Chicana, Los Hermanos Dinamita, Los Villanos, entre muchas otros que ahora son considerados íconos de este deporte. Arenas completamente llenas, que eran sede de increíbles combates en la mejor era de la lucha libre mexicana.

La lucha libre es un deporte increíblemente infravalorado por los supuestos pensamientos de que todo lo que pasa arriba del ring es completamente falso. Sin embargo, nunca se ha definido de manera correcta.

La lucha libre debe ser incluida en la rama del deporte espectáculo, lo que indica que, efectivamente, al ser entretenimiento, existe la parte del show en el ring.

Pero no se niega la increíble condición física que un luchador debe tener para subir al cuadrilátero y capacidad para poder aprender y aplicar llaves, además de los años de preparación que hay que pasar para que puedas obtener tu licencia de luchador profesional.

Actualmente, la lucha libre ha evolucionado a una increíble combinación de los artes mundiales en este deporte. Es muy difícil ver a un luchador actual utilizar solo llaves y contra llaves, lo cual era lo tradicional de México. Ahora los luchadores combinan las técnicas japonesas, estadounidenses, europeas y mexicanas para crear luchas únicas, en las que los mexicanos destacan cada vez más, como lo es el caso de Pentagón Jr. y Rey Fénix.

Para concluir mi opinión sobre este arte me gustaría invitarlos a disfrutar de este show, tener una oportunidad de divertirse viendo los años de preparación por los que los gladiadores han pasado para brindarnos un espectáculo único.

Para estos días se calienta en la ciudad el evento Verano de Escándalo, así que no pueden perderse esta oportunidad de asistir a un espectáculo tan importante dentro del pancracio. Yo allí estaré y les contaré desde aquí.— Mérida, junio de 2019

 

Los Leones evitan la barrida ante los Tigres en Cancún

Cartón de Tony: Ese esquema habla