in

Una venta sorpresiva

Actitudes

Por José Santiago Healy (*)

Sin lugar a dudas la noticia financiera de la semana se la llevó de calle el grupo Citibanamex al anunciar la venta del consorcio bancario de mayor tradición en el país y uno de los tres más grandes a nivel nacional.

El Banco Nacional de México, mejor conocido como Banamex, es el banco mexicano más antiguo, fue fundado hace 137 años un 2 de junio de 1884 y le sigue el Banco de Comercio (Bancomer), nacido en 1932.

Banamex ha sufrido diversos cambios a lo largo de su historia, quizás los principales fueron su nacionalización en septiembre de 1982 por el presidente José López Portillo, su privatización y adquisición en 1991 por Roberto Hernández y Alfredo Harp, y su venta al grupo norteamericano Citibank en agosto de 2001 por un monto de 12,500 millones de dólares.

Banamex es el tercer banco en México, con activos de 1.4 billones de pesos y una participación de mercado del 14%. El primero es BBVA-Bancomer con una participación del 23%, en tanto Banorte es el segundo con un 15% del mercado.

Pero sin duda Banamex es el banco que ha estado en la mente de los mexicanos por más tiempo. Recuerdo haber abierto mi primera cuenta bancaria cuando cursaba el primer año de primaria dentro de un programa visionario de la institución que promovía el ahorro semanal entre niños en las escuelas.

Hoy los tiempos han cambiado y los propietarios de Banamex —el poderoso grupo Citibank— anunciaron su salida del mercado bancario mexicano, lo que sacudió al sector financiero y a los mercados bursátiles.

El grupo aclaró que pondrá en venta la banca de consumo y empresarial de México, esto es sus 1,276 sucursales, 9,012 cajeros, siete millones de tarjetas de crédito, 209 mil de débito, así como la nómina de 31,406 empleados.

Su valioso patrimonio cultural que incluye museos, salas de arte y un vasto numero de obras de arte, también será incluido en el paquete.

Al mismo tiempo Citibank solicitará una nueva licencia a las autoridades de Hacienda para seguir operando la banca corporativa, es decir las áreas de mercado, casa de bolsa y el negocio de banca privada global.

La noticia tuvo reacciones diversas, algunos analistas la consideraron negativa, toda vez que implica una salida de inversión extranjera del país, al tiempo que envía una mala señal al mercado financiero internacional.

En los últimos años algunos bancos norteamericanos, como Chase y Wells Fargo, cerraron sus cuentas bancarias y de inversión de mexicanos en la franja fronteriza, pero Citibank es el primer banco extranjero en anunciar su salida de México en los años recientes.

Expertos consideraron que la decisión de Citi es parte de su estrategia global de abandonar el mercado minorista para enfocarse en opciones más rentables de gestión patrimonial y negocios institucionales.

No faltó quien interpretara la salida de Citigroup como una muestra del descontento a nivel privado y financiero por las medidas erráticas del gobierno de Andrés López Obrador.

No obstante, a nivel interno la noticia levantó enormes expectativas sobre quién será el nuevo dueño del gigante Banamex, que de asociarse con otro banco importante como Banorte o Santander, se podría convertir en el líder del sector en México.

Varias instituciones manifestaron su interés en participar en su compra mientras el gobierno mexicano descartó tal posibilidad y expresó que su papel será vigilar que su transferencia se realice dentro del marco legal financiero.

Ante todo deberá evitarse una concentración excesiva como sería la fusión de Banamex con BBVA e incluso con Banorte.

Al mismo tiempo sería deseable que el banco quede en manos de accionistas mexicanos para promover en la medida de lo posible una mayor participación de capital mexicano en la banca.

No obstante, la adquisición por una institución extranjera como Santander o HSBC acarrearía capital extranjero al país y la posibilidad de alentar la inversión del exterior a otros campos de la economía.

En suma, la banca mexicana sufrirá un cambio importante con la salida de Citibank; esperamos que sea para bien a mediano y largo plazos, pero habrá que evitar que este hecho se convierta en una tendencia en el futuro próximo.

Noticias, noticias…

La nueva ola de contagios por Covid-19, presuntamente de la variante Ómicron, no tiene precedente en México ni tampoco en otros países del mundo. Esta semana los contagios ascendieron en el país a los 33,600 por día para un acumulado de 4.170,066 casos y 300,574 muertes desde el inicio de la pandemia.

Es cierto, el nuevo virus es menos letal pero por precaución ¿no será tiempo de realizar un nuevo confinamiento al menos por un par de semanas?— Hermosillo, Sonora.

jhealy1957@gmail.com

Periodista

 

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Evitar contagios de Covid-19 en transporte público

IMSS busca romper cadenas de contagios de Covid en transporte público

Paté de Fuá & Mafud en concierto