in

Viaje de AMLO

Editorial

Actitudes

José Santiago Healy (*)

Primero Donald Trump anticipó el pasado martes desde Yuma, Arizona, la visita del presidente López Obrador a Washington, que un día después fue virtualmente confirmada por el mandatario mexicano en Palacio Nacional.

El viaje será en los primeros días de julio y el objetivo será formalizar la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Será el primer vuelo internacional de AMLO en sus 18 meses de gobierno y sólo falta que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, confirme su presencia para que se pongan en marcha los preparativos en la Casa Blanca. El periplo supone varios riesgos importantes para López Obrador, pero también ofrece oportunidades para su gobierno y nuestro país.

El primer riesgo será realizar este viaje en plena crisis del Covid-19 tanto en México como en Estados Unidos, país que por cierto acumula el mayor número de contagios y de fallecimientos en todo el mundo. México, a su vez, ya superó las 24 mil muertes.

¿Viajará el presidente mexicano a Washington en línea comercial como ha sido su costumbre? ¿O finalmente usará alguna nave oficial como una medida de precaución sanitaria?

López Obrador se encontrará en Washington con un clima de división política pocas veces visto. El enfrentamiento rabioso y constante entre el gobierno de Trump y los líderes del partido Demócrata es el pan de todos los días en la Unión Americana.

En plena campaña presidencial, la visita del jefe de Estado mexicano corre el enorme riesgo de ser utilizada con fines electorales tanto por Trump como por sus adversarios Joe Biden, Nancy Pelosi y el resto de los jerarcas demócratas.

Es muy probable que AMLO encare además fuertes críticas de sectores que no están de acuerdo con sus políticas, entre ellos los empresarios, grupos ecologistas y la comunidad méxico-americana que no ha recibido mayores apoyos del régimen morenista.

Pero existen algunas conveniencias que pueden ser aprovechadas en favor de López Obrador y de los mexicanos.

En primer lugar, AMLO sabe bien que se escapará, al menos por unos días, de los terribles problemas que vive México: económico, de salud y de violencia.

En segundo lugar, el inquilino de Palacio Nacional podrá negociar con Trump diversos asuntos trascendentes: la apertura de la frontera, un mayor flujo de inversiones, una solución para los “dreamers”, temas energéticos, etcétera, etcétera.

Otra oportunidad para López Obrador será conocer de cerca el teje y maneje de la primera economía mundial en donde, además de libertad de expresión, existe un efectivo sistema de seguridad, un equilibrio de los poderes, una educación que sí evalúa a sus maestros y un ambiente de respeto para quienes arriesgan su capital en la creación de negocios y empleos.

AMLO podrá también, sin ninguna cortapisa, dialogar con líderes opositores al régimen y con los diversos sectores norteamericanos en donde seguramente se dará cuenta que para dirigir una nación se requiere algo más que una conferencia mañanera, aparte de funcionarios competentes, honestos y bien pagados.

Finalmente el viaje presidencial servirá para afianzar una relación intensa, complicada y muy necesaria entre México y Estados Unidos, precisamente en tiempos por demás difíciles para ambas naciones y el mundo entero.

Bien dicen que los viajes ilustran, esperemos que López Obrador aprenda mucho de su visita a Washington y regrese más sereno, con nuevas ideas y un mejor ánimo para gobernar.

Noticias, noticias...

Caray!!! Ahora es un sismo de 7.5 grados el que viene a causar una tragedia más en México, en este caso los más afectados son los habitantes de Oaxaca, una de las entidades más pobres del país. Esperamos pronto fluya la ayuda oficial, privada y ciudadana para los damnificados... El presidente López Obrador dejó muy mal parados a los secretarios de Defensa, de Marina y Seguridad al revelar que fue él quien dio la orden de liberar a Ovidio Guzmán en el “culiacanazo” de triste memoria. López Obrador queda así como un mentiroso porque en su momento declaró que se trató de una decisión colegiada.— Chulavista, California.

jhealy1957@gmail.com

Periodista

 

''Ver más teatro para aprender''

Cartón de Tony: En su lodo